Comprar un billete de última hora en el aeropuerto a precios bajísimos, ¿mito o realidad?

Reuters

Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes, aclara qué hay de verdad y de mentira en el sueño de muchos jóvenes durante los 90

Á. G. D.Valencia

En la década de los 90, se extendió una truco para conseguir vuelos a precios irrisorios que poca gente probó y cuyo mito se mantiene en nuestros días. La idea era ir con las maletas preparadas para todo, buscar un vuelo de última hora y comprar los billetes a pocos minutos del embarque por un precio mucho menor al del mercado.

Durante muchos años, esto fue uno de los sueños de muchos jóvenes, que querían viajar allá donde su dinero no le permitiría de normal. Pero, ¿qué hay de mito y que hay de cierto en este truco?

Rafael Gallego, presidente de Confederación Española de Agencias de Viajes, cuenta que sí, que eso era completamente cierto. Con la liberalización del transporte aéreo surgieron en España empresas de vuelos charter que las agencias contrataban y que esperaban llenar. Conforme iba pasando el tiempo, las operadoras buscaban vender plazas que ya habían adquirido ellas mismas y que aún no tenían pasajero. Por eso, a última hora, se apresuraban a vender a casi cualquier precio las plazas disponibles. Algunos testimonios hablan de volar a Europa por unos cuantos cientos de pesetas.

Sin embargo, Gallego también aclara que eso ya no funciona así. «Con la irrupción de las aerolíneas low cost a mediados de la pasada década, ya no se trabaja como antes. Ahora cuanta más antelación, mejor». Las compañías ahora consideran que quién apura es porque está dispuesto a pagar lo que sea, por lo que, desde la patronal de agencias de viajes, recomiendan planificar los viajes en avión con tiempo.

Fotos

Vídeos