«El sistema Galileo liderará la navegación»

José Ángel Ávila./Efe
José Ángel Ávila. / Efe

El ingeniero José Ángel Ávila, miembro del equipo que ha desarrollado la señal de radio del sistema que competirá con el GPS, está nominado a inventor europeo del año

EFEVenecia

El ingeniero español José Ángel Ávila (Madrid, 1979), miembro del equipo que ha desarrollado la señal de radio que hará del europeo Galileo el sistema de navegación más preciso del mundo, ha asegurado este miércoles que esa constelación de satélites llamada a competir con el GPS estadounidense ha inspirado al resto del mundo.

"Galileo liderará la navegación. Las señales del GPS se desarrollaron en los años 60. Las actuales son del siglo XXI y son más precisas y con mayor interoperabilidad", ha comentado en una entrevista, en la víspera del fallo de la 12ª edición de los premios a los Inventores Europeos del Año que entrega la Oficina Europea de Patentes.

El ingeniero madrileño, junto con un equipo que proviene del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) francés y de la Universidad de Múnich (Alemania), está nominado en la categoría de Investigación por haber generado un tipo de onda flexible y de alta precisión que mejorará la vida de los ciudadanos, empresas y científicos.

Compiten con el sueco Lars Liljeryd, creador de un revolucionario sistema de compresión de archivos de audio, y con el holandés Jan van den Boogaart y el austríaco Oliver Hayden, padres del primer test de malaria automatizado y computerizado, que detecta con una velocidad y precisión inédita una enfermedad mortal que solo se descubre en el 10% de los casos.

Reconocimiento

La nominación de Ávila es un reconocimiento a 15 años de trabajo, de un ingeniero formado en la Universidad Politécnica de Madrid, primero como investigador universitario en Múnich y después al servicio de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Noordwijk (Holanda), desde donde ha ultimado una tecnología que ha marcado el camino para el resto de las potencias mundiales.

"Hemos iniciado el estándar", explica en Venecia junto a sus compañeros de investigación, quienes aseguran que Estados Unidos, con el GPS, y China, con el Beidou, han seguido el mismo rumbo que los europeos, mientras que el GLONASS ruso ha anunciado que también tomará la misma ruta. Actualmente, con una capacidad operativa inicial de 18 de sus 30 satélites en órbita, Galileo es el tercer sistema de navegación del mundo, tras el GPS y el GLONASS.

Galileo es, además, el único de esos servicios que no tiene origen militar, sino civil, y ofrecerá a Europa independencia respecto a otras potencias del mundo, que no podrán apagar de golpe los miles de millones de aparatos que se nutren de la geolocalización.

Cuando en 2020 la constelación europea de satélites esté plenamente operativa, ofrecerá una precisión 10 veces mayor a la del GPS, con aplicaciones que van desde la predicción meteorológica a la observación de los efectos del cambio climático, el transporte automatizado, la agricultura del futuro o el tráfico marítimo. "Las aplicaciones no están delimitadas por la tecnología, sino por nuestra propia imaginación", apunta en la misma entrevista el científico alemán Günter Hein, miembro también de un equipo que lidera el francés Laurent Lestarquit y completa el belga Lionel Ries.

Esas funciones derivadas del sistema generarán nuevos empleos de alto valor añadido en la Unión Europea, que no puede competir en el mercado global con sus escasos recursos naturales ni con bajos salarios para atraer la inversión, sino con ciencia y creatividad. Más allá del mero aliciente intelectual, la motivación de su investigación reside en mejorar la vida de las personas, prosigue Hein, y siempre con un espíritu de trabajo en equipo porque en un mundo que avanza cada vez más rápido ya no se dispone del tiempo necesario para hacer ciencia en solitario. "Animo a mis hijos y a todo el mundo a hacer ciencia. Es una manera de mejorar el mundo", concluye José Ángel Ávila.

Fotos

Vídeos