¿Por qué se ve la Luna de día?

La Luna, vista de día. /Pxhere
La Luna, vista de día. / Pxhere

R. D.

Su compañía es tan habitual que pocas veces nos preguntamos algo sobre ella. La Luna es un satélite excepcionalmente grande en comparación con el planeta al que acompaña, la Tierra: un cuarto de diámetro y 1/81 de su masa. La distancia media entre la Tierra y la Luna es 384 400 kilómetros, aunque la distancia real varía a lo largo de la órbita. La Luna es un satélite y por tanto no emite luz propia. La luz emitida por nuestro satélite no es más que luz reflejada del Sol. Es especialmente visible de noche y según en la fase en la que se encuentre.

La Luna se ve desde la Tierra con distinto aspecto según su posición relativa con respecto a la Tierra y el Sol. Se trata de las fases lunares: nueva, cuarto creciente, llena y cuarto menguante. Desde nuestro planeta es especialmente visible de noche y en la fase de luna llena. Si embargo, en ocasiones es visible durante el día. En algunas posiciones recibe tanta luz del Sol que puede verse incluso aunque no sea de noche. Se la conoce como Luna de día.

Lo explicaba recientemente el astrónomo Esteban Esteban en la radio pública vasca EiTB. La Luna se observa durante el día según su fase. «Cuando está creciente se puede ver toda la tarde. En cambio, la menguante se ve de madrugada. En el caso de la luna menguante, sale a medianoche y se puede contemplar durante la mañana y el mediodía. En luna nueva, de noche es invisible, pero de día es visible porque está cerca del Sol y la cara oscura mira a la Tierra».

Fotos

Vídeos