Evidencian que Júpiter es el planeta más antiguo del Sistema Solar

Júpiter y su luna volcánica.
Júpiter y su luna volcánica. / NASA

Un grupo internacional de científicos lo ha constatado al observar los isótopos de tungsteno y molibdeno en meteoritos de hierro

EUROPA PRESSMadrid

Un grupo internacional de científicos, dirigido por el Lawrence Livermore National Laboratory (LLNL) y el Institut für Planetologie de la Universidad de Münster en Alemania, ha constatado que Júpiter es el planeta más antiguo del Sistema Solar, al observar los isótopos de tungsteno y molibdeno en meteoritos de hierro.

El equipo encontró que los meteoritos están formados por dos depósitos nebulares genéticamente distintos que coexistieron, pero por separado, entre un millón y entre tres a cuatro millones de años después de la formación del Sistema Solar.

"El mecanismo más plausible para esta eficiente separación es la formación de Júpiter, la apertura de una brecha en el disco (un plano de gas y polvo de las estrellas) que evitó el intercambio de material entre los dos depósitos", señala Thomas Kruijer, autor principal del estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Júpiter es el planeta más antiguo del sistema solar, y su núcleo sólido se formó mucho antes de que la nebulosa solar se disipara, consistente con el modelo de acreción del núcleo para la formación del planeta gigante", declara Kruijer.

Júpiter es el planeta más masivo del sistema solar y su presencia tuvo un efecto inmenso sobre la dinámica del disco de acreción solar. Conocer la edad de Júpiter es clave para entender cómo evolucionó el sistema solar hacia su arquitectura actual. Aunque los modelos predicen que Júpiter se formó relativamente temprano, hasta ahora, su formación nunca ha sido fechada.

"No tenemos muestras de Júpiter (en contraste con otros cuerpos como la Tierra, Marte, la luna y los asteroides) -afirma Kruijer-. En nuestro estudio, usamos las firmas isotópicas de meteoritos (que se derivan de asteroides) para inferir la edad de Júpiter".

El núcleo sólido

El equipo demostró a través de análisis de isótopos de meteoritos que el núcleo sólido de Júpiter se formó en solo un millón de años después del inicio de la historia del sistema solar, convirtiéndolo en el planeta más antiguo. A través de su rápida formación, Júpiter actuó como una barrera eficaz contra el transporte de material a través del disco, lo que podría explicar por qué el Sistema Solar carece de Supertierra (planeta extrasolar con una masa mayor que la de la Tierra).

El equipo descubrió que el núcleo de Júpiter creció a unas 20 masas terrestres en un millón de años, seguido por un crecimiento más prolongado de hasta 50 masas terrestres hasta por lo menos entre tres o cuatro millones de años después de que el sistema solar se formó.

Las teorías anteriores propusieron que los planetas gigantes de gas como Júpiter y Saturno implicaran el crecimiento de grandes núcleos sólidos de aproximadamente 10 a 20 masas terrestres, seguidas de la acumulación de gas en estos núcleos. Así que la conclusión fue que los núcleos gigantes de gas deben haberse formado antes de la disipación de la nebulosa solar -el disco circunestelar gaseoso que rodea al joven sol- lo que probablemente ocurrió entre uno y diez millones de años después de que el sistema solar se formase.

En el trabajo, el equipo confirmó las teorías anteriores, pero fue capaz de datar Júpiter mucho más precisamente dentro de un millón de años usando las firmas isotópicas de los meteoritos. "Nuestras mediciones muestran que el crecimiento de Júpiter puede ser datado usando el patrimonio genético y los tiempos de formación de meteoritos", asegura Kruijer.

La mayoría de los meteoritos provienen de pequeños cuerpos situados en el cinturón de asteroides principal entre Marte y Júpiter. Originalmente estos cuerpos se formaron probablemente en una gama mucho más amplia de distancias heliocéntricas, como lo sugieren las distintas composiciones químicas e isotópicas de meteoritos y por modelos dinámicos que indican que la influencia gravitacional de los gigantes gaseosos llevó a la dispersión de pequeños cuerpos en el cinturón de asteroides.

Fotos

Vídeos