Investigadores valencianos diseñan el primer chip fotónico con más de 100 funcionalidades distintas

Sobre su aplicación, los investigadores han destacado, además del coche sin conductor o las comunicaciones móviles, campos como las comunicaciones y computación cuántica, los sensores distribuidos, la monitorización de sensores, el 'Internet de las cosas', defensa y los sistemas de vigilancia y aviónica

EFEValencia

Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) han diseñado el primer chip fotónico capaz de proporcionar más de cien funcionalidades distintas empleando una única arquitectura, lo que abarata "significativamente" los costes de fabricación.

Así lo ha explicado en un comunicado de la UPV Ivana Gasulla, que, junto a José Company, ha dirigido la Tesis Doctoral de Daniel Pérez en la que se ha desarrollado la arquitectura del citado chip.

Según ha señalado, "la ventaja principal de este enfoque consiste en que la arquitectura física del chip que ha de fabricarse es siempre la misma con independencia de la funcionalidad que se pretenda conseguir, lo que abarata significativamente los costes de fabricación".

El chip, diseñado y caracterizado por el equipo de la UPV, es capaz de implementar más de cien funcionalidades diferentes, aunque en el trabajo solo se han demostrado alrededor de una treintena que, "en cualquier caso, es el mayor número reportado hasta la fecha en el nivel mundial", como ha apuntado Daniel Pérez.

En palabras de José Company, "el enfoque seguido en este trabajo supone un giro en el paradigma dominante dentro del ámbito de la fotónica integrada", porque se ha pasado de "circuitos de aplicación específica" a circuitos "genéricos y programables".

Sobre su aplicación, los investigadores han destacado, además del coche sin conductor o las comunicaciones móviles, campos como las comunicaciones y computación cuántica, los sensores distribuidos, la monitorización de sensores, el 'Internet de las cosas', defensa y los sistemas de vigilancia y aviónica.

"Su reducido tamaño le hace especialmente indicado para alojarse en sistemas que deben de ocupar un espacio muy pequeño pero, al mismo tiempo, interconectar los segmentos de radio y fibra óptica", ha indicado Gasulla.

La arquitectura del chip se basa en una malla de configuración hexagonal formada por parejas de guíaondas reconfigurables de silicio, en la que cada pareja puede acoplarse con un grado diferente de intensidad, lo que permite definir diferentes esquemas de interconexión interna y, así, diferentes funcionalidades.

El trabajo, cuyos investigadores pertenecen al Instituto de Telecomunicaciones y Aplicaciones Multimedia (iTEAM) y al Optoelectronics Research Centre de la Universidad de Southampton, ha sido publicado en Nature Communications.

Fotos

Vídeos