Se vende pueblo en Castilla y León

Gran parte de las propiedades de este anejo de Riaza son de un empresario que vende inmuebles y fincas./Antonio Tanarro
Gran parte de las propiedades de este anejo de Riaza son de un empresario que vende inmuebles y fincas. / Antonio Tanarro

330 núcleos rurales deshabitados en la comunidad y 312 con censos menores de 60 habitantes claman por una segunda oportunidad para evitar su extinción

M. J. Pascual
M. J. PASCUAL

El mapa de la despoblación rural se fue dibujando desde los años 60 del pasado siglo en Castilla y León pero es ahora, convertida en bandera electoral, cuando se visibiliza como una sangría poblacional a la que, cuanto más tiempo pasa, más difícil es ponerle torniquete. Nunca como hasta ahora habían proliferado los carteles de 'Se vende' en los pueblos y no deja de ser inquietante que una pintoresca aldea abandonada de la provincia de Burgos, con 75 casas y sus anejos, cueste menos que un piso en la calle Santiago de Valladolid. Y se venda en un portal de Internet.

Ofertas 'On-Line'

Segovia
Conjunto rural a menos de una hora de Madrid, 9 casas y 2 apartamentos, finca con pajares. Rebajado. 1.500.000 euros.
Burgos
Pueblo abandonado, con 75 casas y anexos. Rebajados. 425.000 euros.
Burgos
Pueblo abandonado en venta: 12 casas y 200 hectáreas, finca bordeada por el río. 850.000 euros.
Salamanca
Villa-aldea, 400 hectáreas, varios edificios, 19 habitaciones de lujo.
Ávila
Complejo rural situado a 32 kilómetros de Ávila, 19 edificios, piscina. 1.700.000 euros.
Ávila
Pueblo en ruinas, zona Peguerinos. A 72 kilómetros de Madrid. Negociable. 900.000 euros.

Un total de 2.248 municipios de los 8.124 que hay en toda España están en la comunidad, que tiene una superficie de 94.224 kilómetros cuadrados, lo que la corona como uno de los mayores territorios autonómicos de Europa. De esos 'micro municipios' castellanos y leoneses, aproximadamente un millar están en vías de extinción porque su población se sitúa muy por debajo de la zona de riesgo de los 500 habitantes. Y hay, al menos, otros 330 despoblados reconocidos, la gran mayoría, en la provincia de Salamanca. La comunidad tiene una población total de 2.423.875 personas (26 habitantes por kilómetro cuadrado) y la mayoría, en las capitales, aunque también estas en el último año han perdido fuelle en poblaciones. Castilla y León tiene siete provincias en agonía demográfica porque más del 80% de sus municipios están al borde de echar el cierre por falta de vecinos: Soria, Zamora, Burgos, Ávila, Salamanca, Palencia y Segovia. Y la provincia de Valladolid entra ya en arenas movedizas.

Inversos

A la cruda estadística que maneja la Federación Regional de Municipios y Provincias sobre la base de los últimos censos del INE -312 municipios cuentan ya con menos de 60 habitantes-, se suma ese 'Se vende' del patrimonio inmobiliario y territorial en una comunidad de interior que, hasta hace poco, había sido de escaso interés para los inversores. Belgas, suizos, americanos, franceses, que antes del 'procés' se fijaban en Cataluña, ahora miran hacia el noroeste.

Gran parte de las propiedades de este anejo de Riaza son de un empresario que vende inmuebles y fincas.
Gran parte de las propiedades de este anejo de Riaza son de un empresario que vende inmuebles y fincas. / Antonio Tanarro

Aunque aquí lo de comprarse un pueblo resulte chocante, no es una idea nueva. El primer pueblo de España que se puso a la venta fue Lacasta, en la provincia de Zaragoza, hace siete años, y cobró vida al precio de 189.000 euros, según informa Tinsa, empresa que compra y rehabilita pueblos abandonados. Pero, para los pobladores que todavía resisten en ellos con hondas raíces resulta descorazonador que su pueblo salga a la venta en un portal inmobiliario, como ocurre con los de Barahona (Segovia) que, indignados por la polvareda mediática, al final han conseguido que el propietario de casi todo el casco urbano haya retirado el anuncio que tenía en Propertista.

Jaramillo no tiene intención de dejarse morir

Jaramillo Quemado, a tan solo media hora en coche desde Burgos, figura el primero de la lista de los 312 pueblos de Castilla y León con menos de 60 habitantes y entre los 45 más deshabitados de toda España. Junto con los de Estepa de San Juan y Villanueva de Gormaz (Soria), encabeza el 'ranking' de menor censo de la comunidad: 7 vecinos. El alcalde, David Sebastián Castrillo, dice con alegría y cierta retranque pero era hace cinco años, que solo eran cuatro. No es un pueblo pobre (tiene coto de caza, alquilada la dehesa a una ganadería de vacuno y además el alcalde es insistente en pedir inversiones a la Diputación, la Junta y hasta fondos europeos).

Desarraigo generacional

Sin embargo, los especialistas en el mercado inmobiliario interpretan esta tendencia como «una segunda oportunidad» para evitar la muerte de estos pueblos: con la rehabilitación llega, de entrada, mano de obra. Claro, que no se puede vender todo: se excluyen edificios municipales e iglesias, pues las propiedades públicas y diocesanas no pueden ser objeto de este tipo de transacciones entre particulares. «Lo que hay son conjuntos urbanos que antes de la crisis fueron adquiridos por inversores pero esos proyectos fracasaron como consecuencia del crac de la construcción y ahora han decidido sacar al mercado estas propiedades. Otros vendedores son descendientes de tercera o cuarta generación, sin apenas arraigo, que desean liquidar herencias», explica Elvira Fafián, gerente de Aldeas Abandonadas, portal pionero en España y que lleva diez años en ello. En los anuncios 'on-line', se cuelga la mínima información. «Los propietarios temen los expolios y los robos, porque ya les ha pasado, así que no publicamos la ubicación exacta». Hasta hace un par de años, explica Fafián, los interesados eran todos extranjeros. A los rusos, por ejemplo, les gusta León. Ahora se detecta un creciente interés de «nacionales», que «casi están a la par».

Fotos

Vídeos