Fallece un elefante y otros 2 heridos por el vuelco del camión en la A-30

Imagen posterior al accidente del camión con elefantes./Policía Local de Albacere
Imagen posterior al accidente del camión con elefantes. / Policía Local de Albacere

Un camión que transportaba cinco paquidermos vuelca en la autovía entre Albacete y Murcia

J. V. MUÑOZ-LACUNA

Los elefantes también suelen dormir siesta y a menudo se despiertan después de extraños sueños, como los humanos. Pero ayer vivieron una auténtica pesadilla. A las 16:03 horas, el camión en el que viajaban cinco paquidermos volcaba en la A-30 a su paso por Pozo Cañada (Albacete). Uno de los animales moría por el impacto, mientras otros tres resultaban heridos leves y un quinto con lesiones de mayor consideración. Los animales deambularon por la autovía desorientados y en medio de un paisaje desolado, sin apenas vegetación y con modernos molinos eólicos en el horizonte, cada vez más típicos en las tierras manchegas. El conductor resultó ileso, igual que los domadores, que se afanaron por tranquilizar a sus grandes mamíferos en pleno caos circulatorio.

El siniestro se registró entre los kilómetros 23 y 24 de esta autovía (en sentido Murcia), que estuvo cortada durante tres horas hasta que el camión fue apartado del asfalto y los elefantes retirados con grúas y depositados en otros vehículos. Durante ese tiempo el tráfico fue desviado por la N-301. Un imprevisto en medio de la operación retorno de la Semana Santa en la que algunas comunidades autónomas siguieron disfrutando de un lunes de Pascua festivo. Según informó la jefa provincial de Tráfico en Albacete, Cruz Hernando, el accidente se produjo cuando el camión que transportaba a los paquidermos adelantó «a un vehículo de transporte especial y al incorporarse de nuevo al carril derecho perdió el control y se salió de la vía».

Los cinco elefantes pertenecen al Circo Gottani, que acababa de representar varias funciones en La Gineta (Albacete) durante el fin de semana pasado con la premisa de dar a conocer al público una «gran manada de elefantes» con la «familia Gärtner, ganadores del Clown de Oro en Montecarlo y que son los únicos en realizar el cuádruple salto mortal a lomos de elefante». Todo ello junto a acróbatas, malabaristas, trapecistas, saltadores, acróbatas ecuestres y payasos. Unas funciones que cada día resultan más complicadas para estos profesionales del espectáculo, pues muchos municipios han prohibido la presencia de circos con animales en sus términos municipales. El Circo Gottani, que tiene su sede en la localidad madrileña de Galapagar, aunque sus orígenes hay que buscarlos en Italia a finales de los años veinte del siglo pasado, se dirigía a Hellín y a mediados de este mismo mes tenía previsto actuar en Las Pedroñeras (Cuenca) cuando se produjo el accidente.

El siniestro provocó, no obstante, la airada protesta de los colectivos en defensa de los animales. «¿Qué más tiene que pasar para prohibir los circos con animales? ¿Hasta cuándo seguirán los circos esclavizando a los animales?», se preguntaba el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) en las redes sociales. «Esperamos que tras lo sucedido se investigue al Circo Gottani. Por desgracia, una vida ha sido arrebatada y las otras cuatro seguirán siendo explotadas durante el resto de su vida», señaló, por su parte, la Fundación Alma Animal, que recordó que hay animales «privados de libertad y sometidos a malos tratos para actuar».

Más noticias

Fotos

Vídeos