El hombre que donó 1.173 veces sangre y salvó a 2,4 millones de bebés

El australiano James Harrison, una leyenda nacional, posa con dos bebés en sus brazos. australia/CRUZ ROJA
El australiano James Harrison, una leyenda nacional, posa con dos bebés en sus brazos. australia / CRUZ ROJA

«Seguiría si me dejaran», dice James Harrison, cuya sangre 'mágica' ha batido récords

J. A. GUERRERO

A James Harrison le extrajeron un pulmón cuando tenía 14 años, en 1951. Para superar aquella delicada cirugía (le abrieron la pared torácica y le separaron las costillas) precisó trece litros de sangre. De no ser por las donaciones, su vida habría acabado en aquel quirófano a una edad demasiado temprana. Cuando tres días después se recuperaba de la intervención, su padre le explicó lo que había ocurrido. «Me dijo que había salvado la vida gracias a la generosidad de personas desconocidas. Así que me prometí que, cuando fuera lo suficientemente mayor, me convertiría en donante de sangre». Harrison ha cumplido con creces su promesa. Durante seis décadas ha regalado su sangre a otros y el pasado viernes, este australiano de 81 años hizo su última donación, la número 1.173, cumpliendo así la reglamentación médica de su país que prohíbe donar sangre una vez alcanzada esa edad. «Seguiría haciéndolo si me dejaran», confiesa este antiguo trabajador de los ferrocarriles australianos en una entrevista a la CNN en su casa de Sídney.

Pero lo más sobresaliente del altruisimo de James, que en su juventud tuvo que vencer un insuperable miedo a las agujas para hacerse donante, estaba aún por llegar. Tras una década de donaciones, los médicos descubrieron que su sangre contenía un anticuerpo muy poco común y que con su plasma se podían fabricar inyecciones Anti D, una vacuna de inmunoglobulina que se les aplica a las mujeres con Rh negativo embarazadas para evitar la enfermedad hemolítica del recién nacido (EHRN). Este trastorno sucede cuando existe una incompatibilidad entre los tipos de sangre de la madre y el bebé, y puede provocar daños cerebrales en el feto e incluso abortos.

Así que, cuando los investigadores certificaron que James producía naturalmente el anticuerpo que previene la EHRN, se volvieron locos de contento. Su sangre 'mágica' era exactamente lo que andaban buscando. El octogenario no descarta que su milagrosa sustancia tenga algo que ver con la transfusión que recibió de adolescente.

«¡Gracias, James!, mis dos bebés y yo estamos aquí por tus donaciones»

El feliz hallazgo se produjo en la década de los sesenta y dio pie a lo que entonces se bautizó como el 'programa Anti-D', sostenido por el donante australiano. Las autoridades médicas estiman que el 'oro rojo' de James ha salvado la vida de más de 2,4 millones de bebés en los últimos cincuenta años. El Servicio de Donación de Sangre de la Cruz Roja australiana ha contabilizado 1.173 donaciones, con las que se han elaborado tres millones de vacunas.

Un merecido aplauso general

«Australia nunca podrá agradecer lo suficiente a un hombre como James», aplaude Jemma Falkenmire, portavoz de la Cruz Roja. «Es poco probable que encontremos a alguien dispuesto a este compromiso». El venerable donante acudió algo apesadumbrado el pasado viernes a su última cita con las agujas y las bolsas. Allí le aguardaba una pequeña fiesta con cuatro globos plateados bailando sobre la camilla. Los globos tenían la forma de los números 1, 1, 7 y 3, las veces que ha donado. «Es un día triste para mí, el final de una carrera de fondo», confesó, reconfortado, eso sí, por el sincero agradecimiento de legiones de madres que recibieron su plasma y que, en su despedida, le han enviado mensajes muy emotivos a través de las redes sociales. «¡Gracias, James! Mis dos bebés (y yo) estamos aquí por donaciones desinteresadas como la tuya y las de otros. Eternamente agradecida», escribe Melsy Phillips. «¡Mi hijo es uno de esos 2,4 millones de bebés! ¡No puedo expresar con palabras lo agradecida que estoy por este programa y por donantes como James! ¡Es una leyenda!», exclama Rihannon Bria, que acompaña sus palabras con una foto de su hijo.

Considerado un héroe nacional, James ha sumado a los elogios de millones de conciudadanos la Medalla de la Orden de Australia. Además, los médicos e investigadores del 'programa Anti-D' están trabajando en uno nuevo al que han bautizado como 'Proyecto James', con el objetivo de crear sintéticamente una mezcla de anticuerpos que coincida con lo que 'El brazo de oro' (así le llaman en su país) produce naturalmente.

James seguiría donando si se lo permitieran y, aunque sus donaciones también le han valido estar en el Guiness de los récords, su deseo es que lleguen a superarle: «Espero que alguien rompa el récord, porque significará que están dedicados a la causa». Generoso hasta la última gota de su sangre.

Fotos

Vídeos