Beatriz Manchón: «Me relegan por el simple hecho de ser mujer»

Manchón juega con su hija después de un entrenamiento./Marieta Álvarez Sanjurjo
Manchón juega con su hija después de un entrenamiento. / Marieta Álvarez Sanjurjo

La piragüista sevillana, que forma pareja con Manuel Busto, reclama que se le permita competir en la máxima categoría del Descenso del Sella

DORI AYLLÓNMADRID

La piragüista sevillana Beatriz Manchón es tricampeona del mundo y ha participado en cuatro Juegos Olímpicos -Atlanta, Sídney, Atenas y Pekín- en los que ha conseguido siete diplomas. Tiene además 22 medallas ganadas en campeonatos europeos, seis de ellas de oro. Ya retirada, quiere competir este sábado junto con el mejor piragüista de la historia en España, el también retirado Manuel Busto, en el Descenso del Sella. Pero no puede. La organización de la prueba le ha negado su participación en la máxima categoría, la senior masculina. Hasta hace un par de años esto era lo normal, pero desde que la Federación Española de Piragüismo (FEP) cambió el reglamento, las parejas mixtas que competían en K-12 podrían hacerlo en la categoría senior masculina, la K-2, siempre y cuando fuesen mixtas y no formadas por dos mujeres.

“El año pasado Manuel Busto me propuso competir juntos a raíz del cambio de normativa de Federación de Piragüismo, y pensamos que podríamos competir en el Sella”, explica Manchón. Pero hace doce meses la respuesta de la organización fue un no. “Nos dijeron que era muy precipitado y que lo mirarían para este año, pero se ha convertido en algo personal y no nos aceptan”, añade la deportista.

Para ambos palistas se trata de una cuestión de machismo, ya que en esta competición sí pueden participar en la categoría senior masculina piragüistas amateurs pero no pueden hacerlo las mujeres que tienen el mismo nivel que un hombre K-2. Además, según explica Manchón, “en el Sella los hombres tienen ventaja, ya que se les permite salir antes y competir en mejores condiciones. Me relegan 600 puestos por detrás por el simple hecho de ser mujer”. En otros descensos como el del Miño o el Segura, la pareja sí puede competir partiendo de posiciones acordes a su marca, la senior masculina, y no relegados por cuestiones de sexo.

El Instituto de la Mujer de Asturias, que comparte opinión con el Gobierno del Principado, sigue con atención el caso de Manchón. La posición que adoptan se remite, según explican, a los estatutos y reglamentos de la competición de la FEP que, “No permiten la participación de mujeres en pruebas masculinas ni de hombres en pruebas femeninas”. Esto se recoge en el artículo 23 del Reglamento General y Técnico de Competiciones de la FEP, que dice que “las pruebas se clasifican de acuerdo con el sexo, en hombres y mujeres”, aseguran.

Por lo tanto, consideran que la no participación de Manchón en el Sella no puede considerarse como trato discriminatorio por ser mujer, sino que “para participar se requieren dos hombres”. Además, ven como positivo que exista la categoría mixta, ya que “promueve la igualdad”. A pesar de esta postura, manifiestan que “como Gobierno comprometido en la lucha anti-discriminatoria” van a dirigirse a la FEP y al Comité Olímpico para que “de cara a futuras convocatorias, considere la posibilidad de hacer cambios normativos que faciliten la igualdad efectiva de las deportistas en cualquier competición”. Pero insisten en que el descenso del Sella “no es una prueba discriminatoria ni sexista”.

Normas internacionales

Mientras, desde la federación se han visto superados por la situación y simplemente argumentan que la competición se rige con las normas de la Federación Internacional de Piragüismo y que esta “no permite la participación de mujeres en la categoría hombre senior K-2”. Para Busto, este argumento no es válido. “Sólo intentan echar balones fuera”, dice. “No tiene sentido que la federación apruebe una norma que deben seguir todas las competiciones y que no se involucre en un caso que incumple las reglas marcadas por ellos”, añade el deportista.

En competiciones internacionales como el Campeonato del Mundo de Singapur de 2011 las mujeres pudieron competir contra los hombres en igualdad de condiciones, mientras que en el Campeonato de España desde 2015, también es posible. El Descenso del Sella se ha convertido en un caso especial.

El comité organizador de la regata (CODIS) niega que haya discriminación por razones de sexo y señala que “en el reglamento del Sella existe una categoría en la que pueden competir estos dos piragüistas, que es la categoría mixta”. Los dos deportistas aseguran que el máximo responsable de la competición, Juan Feliz, quiere entrar en una disputa personal. “Dice que nuestra intención es cambiar el Sella, cuando lo único que queremos es competir en este descenso porque significa mucho para un piragüista. Pero queremos hacerlo según nuestra marca y no discriminados y relegados por razones de sexo”, añade Manchón.

Hace unos días, ambos piragüistas compitieron contra parejas masculinas en el descenso del Segura, en Murcia, donde quedaron en segundo puesto. Manchón y Bustos dicen que no se han planteado participar sin permiso de la organización y que ante la negativa de estos, tampoco competirán en la categoría asignada.

Fotos

Vídeos