Apuñala a su ex en la nuca delante de sus hijos menores en Granada

La víctima, a pocos metros del lugar de los hechos./Ramón L. Pérez
La víctima, a pocos metros del lugar de los hechos. / Ramón L. Pérez

«Me separé de él en octubre, pero hemos estados juntos ocho años y medio. Nunca lo denuncié antes por lástima, ahora sé que he estado muy equivocada», dice la víctima

JOSÉ RAMÓN VILLALBA Y YENALIA HUERTASGranada

Una joven de 23 años ha recibido, al menos, tres puñaladas, una de ellas en la nuca, de su ex pareja sentimental en presencia de dos de los tres hijos menores que ambos tienen en común. La víctima ha logrado salvar la vida de milagro y el presunto agresor ingresó ayer en prisión tras ser puesto a disposición judicial por la Guardia Civil, quien lo detuvo el miércoles en el municipio granadino de Pinos Puente.

Los hechos sucedieron la pasada noche del 31 de diciembre sobre las 23.30 horas. El agresor, de quien lleva separada desde el pasado mes de octubre, se encontró con ella en una vivienda de una tercera persona. Cuando se marchó, él comenzó a seguirla por la calle diciéndole que la tenía que matar. Ella tiene tan solo 23 años y comenzó la relación con él cuando apenas contaba 14.

Antes de que ella alcanzara la casa donde vive con los tres hijos de ambos, el agresor empuñó una navaja por la calle con la cual atacó a la mujer propinándole una puñalada en la nuca, otra en la axila y una más en la barbilla. No le importó que delante hubiera una menor de seis años y otra de dos. Pese a la gravedad de las heridas, la madre logró coger a los dos menores y refugiarse en su casa de Pinos Puente. Allí dentro y una vez a salvo, pudo contactar con el 112. El presunto autor de la tentativa de homicidio se mantuvo en la puerta de esta vivienda, hasta que desistió al saber que habían llamado al servicio de emergencias del 112 y se dio a la fuga.

Un dispositivo sanitario la trasladó a un hospital granadino, donde fue atendida de las heridas de arma blanca recibidas y ayer acudió al juzgado para ser reconocida por un médico forense. El detenido ha estado escondido algo más de 48 horas hasta que los agentes de la Guardia Civil dieron con su paradero. Tras ponerlo a disposición judicial ayer, el juzgado de guardia correspondiente ordenó el ingreso en prisión de el presunto autor de la tentativa de homicidio.

«Me separé de él en octubre, pero hemos estado juntos ocho años y medio. Nunca lo denuncié antes porque siempre me daba lástima y siempre decidía darle una segunda oportunidad. Ahora sé que estaba equivocada y recomiendo a todas las mujeres que estén en la misma situación que denuncien», comenta esta joven durante una charla mantenida ayer.

Sus hijos lloraban

«Mis dos hijos de seis y dos años estaban allí cuando pasó todo. La de seis se puso a llorar fuerte y se iba hacia el padre para que no me hiciera daño. A ellos no les hizo nada. A mí me ha maltratado en otras ocasiones, me insultaba o me pegaba pero nunca había llegado a lo del otro día y nunca creí que lo pudiera hacer», explica con una voz demasiado apagada para la juventud que profesa esta madre.

El detenido, de 31 años, salió de prisión el pasado mes de septiembre. No tenía antecedentes por maltrato. «Nunca lo había denunciado. A mis hijos no los maltrató nunca. Cada uno vivía en su casa», comenta.

La víctima llegó al hospital en estado crítico por el lugar donde había sido apuñalada en la nuca, aunque tras ser sometida a distintas pruebas los facultativos se dieron cuenta que la puñalada no resultó demasiado profunda lo cual evitó someterla a una intervención quirúrgica y bastaron unos puntos de sutura y un collarín para curar las heridas. «Los médicos me dijeron que había salvado la vida de milagro», suspira.

La situación de esta joven no resulta nada fácil. Madre de tres hijos con tan solo 23 años y en situación de desempleo. Dice que le pide a este año recién estrenado «otra oportunidad» para vivir en mejores condiciones y superar este trance de la vida. De momento se siente segura porque su maltratador permanece ingresado en prisión.

Los equipos contra la violencia de género de la Subdelegación del Gobierno y Junta de Andalucía han activado los protocolos pertinentes para facilitarle la protección oportuna esta mujer, así como otras medidas de carácter más social como la atención psicológica para superar este problema. «Es una situación muy dura y ninguna mujer debe pasar por esto», dice en un tono de voz bajo mientras enciende un cigarro y exhala con fuerza el humo de la primera calada al otro lado del puente viejo de Pinos Puente, donde tuvo lugar el encuentro con esta mujer.

Fotos

Vídeos