Dos años de cárcel por tocar las nalgas a una niña en la cola del supermercado en Málaga

Cola en un supermercado./
Cola en un supermercado.

Se le condena además a seis meses de prisión y una indemnización de 4.700 euros por las lesiones causadas al agente fuera de servicio que intentó retenerlo

EP / J. CANOMálaga

La Audiencia de Málaga ha condenado a dos años de prisión a un hombre de nacionalidad búlgara por hacer tocamientos a una niña de nueve años en la cola del supermercado. Además, se le condena también por arremeter contra un agente de la Policía Nacional fuera de servicio que intentó retenerlo para que no huyera. Los hechos sucedieron en octubre de 2015 en la capital malagueña. La niña estaba en la línea de caja para pagar un cartón de leche cuando, según la sentencia, el acusado se le colocó justo detrás "y se rozó con el cuerpo de la niña", por lo que ella se volvió un instante hacia el procesado y siguió en su lugar.

"No contento con el primer intento", dice la resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, el acusado -de 45 años en el momento del suceso y casado-, se se inclinó hacia la niña y le realizó un tocamiento con la mano a la altura de las nalgas, por lo que la niña se volvió sorprendida, a lo que el hombre respondió "con el gesto de lanzarle un beso". Entonces, la pequeña salió asustada y llorando hacia fuera del local -un establecimiento de la cadena Mercadona situado en el número 95 de la avenida de Velázquez- donde estaba su madre que se había quedado con el perro que tienen como mascota. Ésta, "alarmada" por lo ocurrido entró en el local, y se encaró con el acusado, "recriminándole su conducta en voz alta"; momento en el que el hombre intentó huir, aunque la madre intentó retenerlo.

Al producirse un revuelo, un agente que no estaba de servicio intervino y se identificó como tal ante el acusado, quien insistió en su intención de huir del establecimiento, dando un cabezazo en la cara al policía que lo sujetaba por la camiseta que le rompió el tabique nasal, según las fuentes consultadas.

Según testigos, el arrestado, que reside con su mujer en la zona de Puerta Blanca, habría intentado realizar tocamientos ese mismo día a otra joven –al parecer, a una chica de unos 20 años– dentro del mismo supermercado. Los agentes investigan éste y otros episodios similares por si guardan algún tipo de relación con el detenido.

Por estos hechos, al acusado se le condena por un delito de abusos sexuales, por el que, además de dos años de prisión, se le prohíbe acercarse a menos de 1.000 metros a la víctima o comunicarse con ella durante tres años; y por otro de atentado a la autoridad, imponiéndole seis meses de cárcel y que indemnice al agente con 4.700 euros por las lesiones y secuelas.

La sentencia se dicta con la conformidad del acusado y de su letrado defensor con las conclusiones definitivas presentadas por las acusaciones ante de la celebración del juicio.

Fotos

Vídeos