Andalucía autoriza la ausencia de los escolares ante la ola de calor

Susana Díaz, en un colegio andaluz. /Daniel Pérez (Efe)
Susana Díaz, en un colegio andaluz. / Daniel Pérez (Efe)

Los centros de la comunidad podrán flexibilizar sus horarios pero deberán permanecer abiertos hasta final de curso el viernes

CECILIA CUERDOSevilla

Los escolares andaluces podrán faltar al colegio este final de curso. La Junta de Andalucía ha decidido instar a los centros educativos a que flexibilicen los horarios a causa del calor sofocante que registra estos días la comunidad, y que provoca el sobrecalentamiento de muchas aulas, dificultando el aprendizaje. No obstante, los centros deberán permanecer abiertos en lo que resta de curso, apenas cuatro días.

La autorización ha sido remitida este mismo lunes a los colegios mediante una circular en la que se hace hincapié en las circunstancias excepcionales de este final de curso. Así, como ya se ha hecho en otras comunidades, justifica la decisión en la necesidad de “reforzar la adecuada atención del alumnado” ante “la situación excepcional de ola de calor que no remite, ya que incluso pueden alcanzarse temperaturas más elevadas en los próximos días, y teniendo en cuenta el sobrecalentamiento producido en los edificios escolares”.

De esta manera, la Consejería de Educación apela a aplicar “el principio de autonomía organizativa” de cada centro para que en cada caso se puedan flexibilizar el horario del alumnado, con la finalidad de adaptarse a las actuales circunstancias de temperaturas excepcionales, ofreciendo a las familias varias posibilidades. Según señala la circular, los centros docentes podrán permitir la salida del alumnado a requerimiento de las familias, “de acuerdo con la organización previa y los horarios de salida que se establezcan por el centro a estos efectos”. Asimismo, se especifica que en este periodo “se considerará justificada la falta de asistencia del alumnado, siempre que haya sido comunicada por la familia del alumno o alumna”.

No obstante, se insiste en que se trata de una decisión voluntaria para las familias, dado que los centros mantendrán su horario general, la evaluación del alumnado y la prestación de los servicios complementarios.

La medida, comunicada esta misma tarde, coincide con las protestas y movilizaciones realizadas por los padres de numerosos centros educativos en las últimas semanas en demanda de sombra o de aulas climatizadas para afrontar los 30 grados que se han llegado a medir en el interior de redaalgunos colegios. De hecho, y tras la remodelación del Ejecutivo andaluz, la nueva responsable de Educación rectificó las palabras de su antecesora rechazando la instalación de aire acondicionado en las aulas porque “no era aconsejable”, y anunció que se estudiarán las circunstancias de cada colegio con el fin de incorporar elementos para una mejor climatización tanto en verano como en invierno, incluidos los aparatos de aire acondicionado.

Fotos

Vídeos