Alemania revienta el parquímetro

Atasco en una autovía en dirección a Múnich y otras ciudades alemanas. / R. C.

En ciudades como Fráncfort cada conductor dedica 65 horas al año a buscar aparcamiento. Sumando el combustible, la polución o el desgaste de los coches, el país se gasta más de40.000 millones de euros

JUAN CARLOS BARRENA

Buscar aparcamiento en una ciudad puede resultar una misión desesperante, por no decir imposible. Cualquier conductor puede dar testimonio de los largos ratos que pasa al volante dando vueltas por las calles y plazas de muchas urbes, tratando de localizar un lugar en el que dejar su automóvil. Pero además de tiempo, conseguir aparcar el coche cuesta dinero, mucho dinero. Que se lo digan a los alemanes, que acaban de descubrir asombrados que derrochan la friolera de 40.000 millones de euros anuales en encontrar un lugar en el que estacionar su vehículo. Una cifra espectacular que ha calculado la empresa INRIX -especializada en servicios online para automovilistas- en base a una encuesta realizada a 5.000 conductores de diez ciudades alemanas y con la información recabada por el mayor banco de datos mundial de aparcamientos.

El estudio revela que los alemanes dedican de media 41 horas al año a buscar aparcamiento y gastan en esa engorrosa operación 896 euros por conductor, cifra que se deriva del tiempo derrochado en base a la media salarial, el combustible necesario hasta lograr encontrar una plaza, el desgaste del vehículo y la contaminación suplementaria causada por esa operación. De media, en Alemania se tardan 8,6 minutos en encontrar un lugar donde dejar el coche en la calle y 6,1 minutos en estacionarlo en un parking de pago. Pero no todas las ciudades son iguales. La mas exasperante es Fráncfort, la capital financiera de Alemania y Europa, donde los automovilistas pierden 65 horas al año y no menos de diez minutos cada vez que quieren aparcar. Tanto tiempo tiene naturalmente un coste superior, que se dispara a 1.410 euros al año por conductor. Le siguen Essen con 64 horas y Berlín con 62, aunque los costes globales para la capital son los mas elevados, con 1.800 millones de euros anuales por ser la mas poblada y contar con el mayor parque móvil del país.

El doble de sanciones

Los alemanes se llevan además la palma en el pago de multas por aparcar mal. De hecho, duplican la cifra de esos castigos por conductor de países como Estados Unidos y Gran Bretaña. En Stuttgart la media es de 1,5 multas por conductor y año, en Fráncfort de 1,4 y en Berlín y Colonia de 1,3. Más de la mitad de los encuestados, un 57%, reconoce incluso que no pagaría por aparcar si tuviese la seguridad de que no es multado por ello. Y para evitar esas multas, muchos alemanes alimentan excesivamente los parquímetros o los estacionamientos de pago, un despilfarro económico que, según INRIX, hay que sumar al de buscar aparcamiento. La empresa calcula que los alemanes pagan una media de 42 horas de mas al año o 98 euros por conductor por tiempo de aparcamiento que luego no consumen. Derroche que sube a 71 horas en ciudades como Fráncfort, Stuttgart y Essen y que al año supone un gasto innecesario de 4.400 millones de euros. El esfuerzo de buscar estacionamiento tiene además otros efectos además de los puramente económicos. Dos de cada tres conductores germanos sufren de estrés en esa operación y uno de cada cinco confiesa que ha llegado a discutir con otro conductor por ocupar una plaza libre. El 44% de los encuestados señala que el tiempo perdido en aparcar le ha costado llegar tarde a una cita y la cuarta parte reconoce haber renunciado a una salida de tiempo libre ante el temor de no encontrar sitio.

Los problemas para aparcar tienen apreciables consecuencias para la economía local de las ciudades y sus comercios. El 41% de los encuestados confesó haber renunciado a visitar una tienda determinada a sabiendas de que sería difícil estacionar cerca, un 21% desistió de una visita al médico y un 23% a conducir personalmente hasta el aeropuerto. Más de la mitad de los conductores alemanes considera que no hay suficientes aparcamientos para la demanda existente y otros tantos estiman que el mayor pecado que se puede cometer con un automóvil es ocupar dos plazas de estacionamiento a la vez. El responsable del estudio, el economista jefe de INRIX, Graham Cookson, considera que la cifra inicial de 40.000 millones se queda corta. «Si sumamos todos los costes que se producen en la búsqueda de estacionamiento, el derroche en el pago de tasas de aparcamiento e incluso las multas, la cantidad alcanza casi los 45.000 millones de euros», comenta Cookson, quien considera que este problema es extensible a otros países, aunque los resultados económicos no sean tan abultados como en el caso germano.

Radiografía sobre ruedas

Parque automovilístico.
Alemania es el país de la Unión Europea con mayor número de vehículos en circulación. Hay 45,8 millones sin contar camiones, autobuses o coches industriales. El 65% son de marcas alemanas y el modelo que más se ve en las calles es el Volkswagen Golf.
Densidad.
Los alemanes tienen 684 automóviles por cada mil habitantes. En España, el mismo registro se sitúa en 479.
Ventas.
En 2016 se vendieron en Alemania 3,35 millones de vehículos. En España se matricularon el año pasado 1,14 millones.
3.700

euros brutos es el salario medio mensual en Alemania. Un conductor de Fráncfort dedica 1.410 euros al año a buscar plaza de estacionamiento.

Fotos

Vídeos