Las Provincias

Un bebé, interrogado por la embajada de Estados Unidos por sospechas de terrorismo

Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa. / Google Images.
  • Harvey Kenyon-Cairns, de 3 meses de edad, fue citado después de que su abuelo cometiera un error al llenar el formulario para la visa estadounidense

Harvey Kenyon-Cairns se ha convertido posiblemente en la persona más joven interrogada por funcionarios norteamericanos. Este bebé de tan solo tres meses fue citado en la embajada de Estados Unidos de Londres debido a un error administrativo. Al parecer su abuelo cometió un error al rellenar el formulario para la visa estadounidense, y los funcionarios de la embajada decidieron que debían investigarlo, según informa 'The Independent'.

El bebé estaba a punto de volar hacia Florida en lo que sería su primer viaje al extranjero junto a su familia cuando ocurrió algo inesperado: fue llamado a presentarse en la embajada americana situada en Londres. Fue entonces cuando su abuelo, Paul Kenyon, se dio cuenta de que había cometido un error al rellenar los datos del formulario de la forma 'ESTA' para la visa del menor. A la pregunta "¿Busca usted participar o ha participado alguna vez en actividades terroristas, de espionaje, sabotaje o genocidio?", el abuelo del menor marcó accidentalmente la casilla "sí" en lugar de la de "no".

Según confesó Paul Kenyon al anteriormente citado diario, quedó totalmente sorprendido por la reacción de las autoridades. "No podía creer que no pudieran ver que se trataba de un error genuino, y que un bebé de tres meses no podía ser peligroso para nadie", explicó. Y así es como el bebé tuvo que viajar desde Ponyton, Cheshire hasta Governor Square, en Londres, para su acudir a su vida en la embajada.

"Pensé en llevarlo vestido con un traje de color naranja, pero lo reconsideré", admitió el abuelo entre risas. "Pensé que los funcionarios no tienen sentido del humor, y que probablemente no habrían visto el lado divertido", señaló. "Parece obvio que Harvey nunca ha estado involucrado en ningún genocidio ni ha formado parte de operaciones de espionaje... Aunque ha saboteado bastantes pañales, no les dije eso en la embajada", bromeó. El hombre, de 62 años, también dijo no entender cómo alguien admitiría en un formulario que es un terrorista.

Aunque el bebé fue rápidamente descartado como amenaza, la demora fue suficiente para que varios miembros de su familia perdieran el vuelo a Estados Unidos. "Fue un error muy costoso", así lo describió su abuelo, que aseguró que tuvieron que gastar 3.000 libras para volver a reservar viajes para varios de los miembros de familia.

Temas