Las Provincias

Vendo arte para perder dinero

Vendo arte para perder dinero
  • El oligarca ruso Dmitry Rybolovlev salda sus obras de Gauguin y Picasso para probar que su asesor artístico le timó

El oligarca ruso Dmitry Rybolovlev, un fijo en la lista de los 200 más ricos del mundo según la revista 'Forbes', está dispuesto a todo para demostrar que su asesor artístico, Yves Bouvier, le timó. Por sus consejos adquirió una colección de unas cuarenta obras de arte en la que se encontraban artistas como Gauguin, Picasso, Rodin, Magritte y Rothko. Y para demostrar que pagó más de lo que debía, o que su asesor infló los precios quién sabe por qué, está saldando las obras a un precio muy inferior al de compra. No le importa perder dinero. Lo tiene a espuertas. Lo que quiere es poner en evidencia a Bouvier, que se queja de los millones que puede perder por este ataque a su prestigio.

El precio que pagó el ruso por su colección asciende a 2.000 millones de dólares, unos 1.900 millones de euros al cambio actual. Christie's, que está canalizando la venta en Londres, ya le ha dicho que si recupera la mitad puede considerarse un hombre afortunado. Por 'Jouer de flute et femme nue', fechado en 1967, homenaje de un Picasso octogenario a una de sus últimas amantes, pagó 33 millones de euros. En la casa de subastas calculan que se podría vender por entre 7,7 y 10,1 millones. De los 7,7 que soltó por una pieza de Rodin, se embolsaría la mitad. Así estaban las cosas el pasado martes.

El día anterior el empresario tuvo más suerte y colocó por 16,7 millones de euros un 'magritte' que le había costado 40, y por 23,6 el 'gauguin' que para él tuvo un precio de 80 millones. Las pérdidas son cuantiosas, pero aún tiene por lo que alegrarse: en Christie's le habían pintado un panorama con muchos más nubarrones.

Como empresario, especialmente de fertilizantes, le ha ido de maravilla. Pero el arte, un divorcio y el Mónaco, el equipo de fútbol, le están dejando las cuentas con más agujeros que un queso gruyère, típico de Suiza, donde tiene una parte sustanciosa de su dinero. «La brecha entre las estimaciones de Christie's y los precios pagados ilustran la dimensión sin precedentes y la audacia del fraude del señor Bouvier», ha dicho Sergey Chernitsyn, portavoz de la Rybolovlev Family Office.

Los acuerdos entre el francés y el ruso permanecen en la oscuridad. Parece que en Christie's están sacando más cuadros del magnate a la venta sin tanta publicidad, informaba 'The Times' la semana pasada. En el negocio inmobiliario también hay quien le gana. Donald Trump compró una casa en Palm Beach, Florida, en una subasta de 2004 por 38 millones. Se la vendió a Rybolovlev cuatro años más tarde por algo más que el doble.