Las Provincias

Perros adiestrados como terapia y protección para víctimas de violencia de género

  • El Proyecto ESCAN, que busca instalarse en la Comunitat Valenciana, desarrolla una innovadora propuesta de recuperación psico-social para mujeres y menores

En lo que va de año cuarenta mujeres han sido asesinadas en nuestro país, víctimas de la violencia de género. Para tratar de ayudar a las mujeres y menores que sufren la persecución por parte de sus parejas o progenitores se creó el Proyecto ESCAN, que se centran en la figura de los perros adiestrados como elementos de terapia y protección.

“Es el desarrollo de una terapia de recuperación psicológica, anímica, social y laboral de mujeres y menores víctimas de violencia de género, y que simultáneamente permite una labora de prevención y de protección de agresiones, porque lo hacemos con perros adiestrados”, explicó Enrique Cruz, coordinador del Proyecto ESCAN.

“El objetivo es recuperar la autoestima de estas mujeres, trabajar sobre el miedo, sobre las relaciones sociales, la capacidad de volver a dar cariño y confiar en otro ser humano, poder volver a tener vida y salir a la calle”, agregó.

Este proyecto se encuentra ya en marcha en la Región de Murcia, y se está presentando en diversas autonomías. En la mañana del jueves realizaron una exhibición en Sagunto ante el Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, una diputada provincial, dos concejales del Ayuntamiento de Valencia y representantes de una asociación de mujeres del Puerto de Sagunto.

“Cualquier perro puede desarrollar una labor terapéutica, pero en este caso esa labor va unida a la de la protección, por lo que utilizamos perros grandes, con los que conseguimos un efecto disuasorio”, explicó Francisco Javier Rodríguez, instructor de Adiestramiento Valencia. “Necesitamos alrededor de tres meses de un trabajo diario” entre la víctima y el perro para conseguir un resultado óptimo.

“El perro lleva puesto un bozal de impacto que evita que pueda morder y causar lesiones graves, pero sí que facilita a la víctima que, tras el impacto con el agresor, tenga tiempo para poder correr y buscar ayuda”, agregó.

“Tenemos que ir todos de la mano, en este tema no puede haber partidos ni ideologías, es un problema social y tenemos que reaccionar y dar una respuesta ágil; este tipo de proyectos para mujeres concretas, que cuentan con un estudio previo, es muy favorable”, aseguró Juan Carlos Moragues, delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

“Hay momentos en que la mujers se aisla bastante y no sale a la calle por temor al agresor; cuando tú llevas un refuerzo, como puede ser el perro, tienes tiempo de actuar si te ves en una situación de peligro”, señaló Mayte Lafuente, de la Asociación Amigas Supervivientes de Puerto de Sagunto.

“Es un refuerzo para la autoestima, porque has de cuidar al perro, has de bajar a la calle, arreglarte; es una obligación que, junto con la terapia, puede hacer que la mujer salga reforzada, que deje de ser una víctima y se convierta en superviviente”, concluyó.