Las Provincias

Desde la Generalitat con Fidel Castro

Desde la Generalitat con Castro
  • Miembros del Consell emiten mensajes ambiguos o loas al dictador en redes sociales

Las redes sociales han sido el espacio elegido por distintos miembros del ejecutivo autonómico para valorar la muerte de Fidel Castro entre la solidaridad con el pueblo cubano y hasta la abierta exaltación del dictador.

Mientras que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, recordaba en sus cuentas de Twitter y Facebook un reciente viaje institucional a Cuba con una fotografía y la frase «Cuba en nuestro recuerdo desde el afecto y el respeto con los mejores deseos para el futuro»; su vicepresidenta, Mónica Oltra, optaba por reproducir la letra de una canción del cantautor cubano Silvio Rodríguez.

La coportavoz de Compromís escribía en redes: «Ojalá que la luna pueda salir sin ti. Ojalá que la tierra no te bese los pasos... No sé si hasta la victoria... pero sí: ¡Hasta siempre!». Tras las críticas, recomendó escuchar la canción, dedicada a un desamor, sin más matices. También desde Presidencia de la Generalitat, menos ambiguo fue el delegado del Consell con la Unión Europea y de Relaciones Externas, el socialista Joan Calabuig, que retuiteó distintos mensajes laudatorios y también emitió uno propio en valenciano: «Fidel se nos fue. Ilusiones y decepciones, pero compromiso con la igualdad que se debe preservar en el futuro democrático cubano».

Desde la Generalitat con Castro

Por su parte, el secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Conselleria de Agricultura y miembro de Compromís, Julià Álvaro, se unió a los panegíricos en la red de los 140 caracteres: «#FidelCastro luchó por un sueño y contra los poderes establecidos. Fidel es un referente útil, y eso es suficiente. ¡Hasta siempre, Comandante!».

También desde la coalición nacionalista, la diputada autonómica Isaura Navarro optaba por despedirse en valenciano de Castro con el mensaje «adiós al comandante que más batallas ganó al imperialismo #adeuFidel #vivaCuba». Lo mismo ha hecho la diputada en el Congreso de los Diputados Marta Sorlí que aseguró en Twitter que «nadie puede negar que Fidel Castro se ha ganado a pulso su trascedencia histórica».

Sin embargo, ninguna cuenta oficial ni las de los consellers compartieron pésames o valoraciones sobre el personaje. Igualmente, destacados responsables de la coalición nacionalista, como su coportavoz y presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, o la coordinadora general del Bloc, Àgueda Micó, hicieron públicos en esta red pública comentarios al respecto. La misma actitud tuvieron los alcaldes de Valencia, Alicante y Castellón, Joan Ribó, Gabriel Echávarri y Amparo Marco.

No así Antonio Montiel, líder en la Comunitat de la tercera formación que respalda al Consell, Podemos, que se unía a las loas con el mensaje «enormes logros en derechos sociales básico y contra la desigualdad y decepciones también que causaron desencanto. Abrazo al pueblo cubano». A este tuit unía otro de su compañero de partido Jorge Lago en el que éste aseguraba que «no se entiende la política emancipatoria en el siglo XX sin Fidel Castro. Que sus contradicciones sirvan de lección, no sólo de juicio».

Por contra, la comunidad cubana en Valencia optó por la discreción a la hora de valorar la muerte de Fidel Castro. Tanto emigrantes económicos como exiliados políticos consultados por este diario evitaron valoraciones que pudieran acarrear problemas a sus familiares en la isla, como reconocieron varios de los consultados. «Es tiempo de prudencia y responsabilidad», apuntaba un veterano residente a quien la noticia le llegó de madrugada a través de un familiar en Estados Unidos. Sólo quienes han optado por significarse con antelación comparten su análisis del acontecimiento.

«No debemos celebrar la muerte de nadie, pero no hay que olvidar que fue un dictador», advierte el sacerdote cubano Olbier Hernández. El actual director del secretariado Diocesano de Inmigrantes y Refugiados del Arzobispado de Valencia señaló que el castrismo ha sido «un sistema nocivo para el desarrollo de los derechos humanos y las libertades básicas».

«Cuando Castro llegó al poder generó muchas esperanzas, pero pronto las traicionó». El sacerdote considera que, tras su muerte, se pueden plantear cambios profundos que con él no serían posibles. «Sin Fidel Castro se destraban asuntos, como el acercamiento a EE UU, al que se oponía».