Las Provincias

La amistad de Fidel con Moscú

La amistad de Fidel  con Moscú

La amistad de Fidel Castro con Moscú comienza tras el intento fallido de la CIA y de exiliados de la isla residentes en EEUU de echar abajo por la fuerza su régimen, en 1961. Castro venció en bahía de Cochinos, pero comprendió que tales tentativas podían repetirse y decidió echarse en los brazos de la Unión Soviética. Fue entonces cuando el régimen castrista se proclamó marxista-leninista.

Se intensificó entonces la ayuda militar y económica de la URSS a la isla. El líder de la revolución cubana efectuó su primer viaje a la Unión Soviética en mayo de 1963. A partir de aquel momento, la isla, que ya estaba llena de asesores militares rusos, se llenó también de ingenieros, economistas y especialistas soviéticos en casi todas la áreas productivas. La Unión Soviética empezó además a recibir estudiantes cubanos para formarse en sus centros docentes.

Fidel viajaría otras tres veces más a la URSS, la última en 1987, con Mijaíl Gorbachov ya en el poder, el último líder soviético. Ente ellos no hicieron muy buenas migas. El reformismo de la perestroika no gustó a los dirigentes cubanos. Las relaciones de Fidel con Moscú se enfriaron aún más tras la desintegración de la URSS. Durante los años 90, ni él viajó a Rusia ni el entonces presidente ruso, Borís Yeltsin, lo hizo a Cuba. La ayuda financiera a la isla cesó a causa de las dificultades de la economía rusa. Tras esta pausa, el actual jefe del Estado ruso, Vladímir Putin, visitó Cuba en diciembre de 2000, al poco de llegar al Kremlin. El intento de revitalización de las relaciones se malogró después de que Putin decidiera cerrar en 2002 la antigua base de radar soviética de Lourdes, construida en las inmediaciones de La Habana para espiar a los americanos.

Pero las tensiones surgidas entre Rusia y Occidente, primero por Georgia y después por Ucrania, aconsejaron al jefe del Kremlin poner de nuevo en valor las relaciones con La Habana. El presidente ruso estuvo en Cuba por última vez en julio de 2014, cuando La Habana reconoció a Crimea como parte de Rusia y el Kremlin decidió condonar el 90% de la deuda contraída con la URSS. Raúl Castro, por su parte, ha estado en Moscú en 2009 y en 2015.