Las Provincias

Leonor y Sofía, protagonistas en el Congreso

vídeo

/ Vídeo/ ATLAS

  • «¡Qué bien, hoy sin cole!"» bromeaban los periodistas

Leonor, Princesa de Asturias, y su hermana, la infanta Sofía, han sido hoy la envidia de todos los niños de Madrid y, si apuran, de España. No siempre se puede uno saltar un día de colegio sin que le apunten falta, y además, acompañando a los Reyes de España.

Con permiso de sus padres, la mayoría de los focos señalaban hoy un único punto, a las dos niñas de 11 y 9 años, divertidas con tanto revuelo, en un acto tan solemne como la apertura de las Cortes.

Sofía ha tomado la iniciativa al bajar del coche que ha trasladado a las pequeñas, separadas de sus progenitores, desde el Palacio de la Zarzuela hasta la Carretera de San Jerónimo.

La infanta ha salido tan apresuradamente del vehículo, que ha sido la primera en saludar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y a las demás autoridades que daban la bienvenida a la comitiva real, rompiendo sin querer el protocolo.

fotogalería

En segundo plano y con cierta timidez inicial ha aparecido Leonor, impulsada por su madre, la Reina Letizia, a que acelerara el paso y se colocara por delante de su hermana, como corresponde a la heredera de la Corona.

Los periodistas apostados frente al Congreso bromeaban: "¡Hala! ¡Qué bien, hoy sin cole!", mientras las hijas de los Reyes atravesaban la calle hasta llegar a la Puerta de los Leones.

Sofía se mostraba muy atenta a cómo su padre pasaba revista a las tropas, mientras Leonor saludaba a las personas que observaban el acto en los balcones.

Se da la circunstancia que la primogénita del Rey ha asistido a su primera apertura solemne de legislatura con la misma edad con la que lo hizo su padre: a los once años.

Privilegiados han sido aquellos que han asistido al evento desde los balcones que dan a la plaza de las Cortes, mientras otros no tan afortunados han tenido que conformarse con aclamar a la Familia Real desde la plaza de Neptuno debido a las fuertes medidas de seguridad que han acompañado a los monarcas.

"¡Viva el Rey!, ¡Viva España!", se ha escuchado.

Decenas de periodistas han seguido el evento desde la tribuna situada al frente de la Puerta de los Leones. Expectación mediática atenta al más mínimo detalle.

Como ocurre siempre en estos eventos, algunos comentaban los atuendos elegidos por diputadas y ministras y también el de la Reina, mientras otros aguantaban la respiración con el tropezón de la senadora del PP, Adelaida Pedrosa, mientras bajaba las escalinatas principales del Congreso.

Tras el desfile y la salida de los miembros de la Familia Real en sus coches oficiales -entre ellos el fastuoso Rolls Royce Phantom IV-, el protagonismo ha pasado al Gobierno, que han sido durante varios minutos blanco de todos los selfies y fotografías. El más solicitado ha sido el presidente, Mariano Rajoy.

Los agentes que controlaban el área destinada a los periodistas han tenido que lidiar con reporteros que ansiaban preguntar a ministros, diputados y senadores tras el acto y también a algunos curiosos que al final han conseguido colarse en la tribuna.

Espontáneos que se resistían a marcharse a pesar de que los Reyes ya se habían ido: "Para una vez que vengo a Madrid...", ha rogado una de ellas al policía.

Daoíz y Velarde, o Benavides y Malospelos, como se conoce coloquialmente a los leones de la Cámara Baja, han sido testigos de múltiples corrillos que se han producido entre la clase política al final del evento.

Se ha visto al portavoz del PSOE, Antonio Hernando, charlar amigablemente con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quien, por cierto, no ha parado de aplaudir el discurso del Rey.

Al exministro Jorge Fernández Díaz y flamante presidente de la Comisión de Peticiones del Congreso, fotografiarse con compañeros de partido como Alicia Sánchez Camacho o Xavier García Albiol, o al presidente de Asturias, Javier Fernández, y presidente de la gestora socialista, comentar el acto con su homólogo de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

Detalles que se han dejado ver en la primera vez que la Puerta de los Leones del Congreso se han abierto para Felipe VI tras su proclamación, en este mismo escenario, hace dos años y cinco meses, el 19 de junio de 2014.