Las Provincias

Una noche en el castillo de Drácula

Una noche en el castillo de Drácula
/ REUTERS
  • El terrorífico premio consistía en una cena y una estancia de una velada en la fortaleza de Bran, del siglo XIV, en cuyas habitaciones nadie pernoctaba desde hacía 70 años

Un premio que hiela la sangre

Los canadienses Tami y Robin Varma yacen en ataúdes forrados de raso rojo en el castillo atribuido a Vlad el Empalador, el sanguinario príncipe de Transilvania que inspiró la novela 'Drácula', de Bram Stoker. No cumplen una penitencia ni una condena, sino un sueño: los hermanos de Ottawa son los ganadores de un concurso organizado por el portal de alquileres entre particulares Airbnb al que se presentaron 88.000 personas.

El terrorífico premio consistía en una cena y una estancia de una noche en la fortaleza de Bran, del siglo XIV, en cuyas habitaciones nadie pernoctaba desde hacía 70 años. Su mérito, ser los nietos de Devendra Varma, un académico experto en literatura gótica y en historias de chupasangres que ya se dejó caer por este castillo rumano en 1971. «Haríamos cualquier cosa por ser huéspedes del vampiro original que inspiró a nuestro abuelo», reconoció Tami, de 31 años. A su llegada fueron recibidos por Dacre Stoker, descendiente del escritor irlandés y guardián de la leyenda de Drácula.

Historia y naturaleza

Entre los atractivos de este país miembro de la Unión Europea se encuentran las iglesias de madera en la provincia de Maramures y los monasterios pintados de Bucovina, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; la Reserva de la Biosfera del Delta del Danubio, cerca de la antiquísima ciudad de Tulcea, que se puede recorrer en barco; y la montaña de Bucegi, cuyo interior está recorrido por galerías.