Las Provincias

El nuevo juguete de Trump

El nuevo destructor estadounidense 'USS Zumwalt' dispara proyectiles que cuestan 713.600 euros cada uno. :: r. c.
El nuevo destructor estadounidense 'USS Zumwalt' dispara proyectiles que cuestan 713.600 euros cada uno. :: r. c.
  • La Marina de Estados Unidos cuenta con un buque invisible cuya carísima munición hace que el Pentágono se replantee su uso

Tener el buque más grande, mejor armado y más rápido era el sueño en la época de la Armada Invencible. Y si, además, el barco hubiera sido invisible para el enemigo, mejor. Estados Unidos lo ha conseguido ahora, pero tiene un grave problema. El disparo de los misiles le desequilibra el presupuesto.

Se trata del destructor 'USS Zumwalt'. Con 185 metros de eslora (largo) y 14.500 toneladas, es aun así 46 metros más pequeño que el portaaviones de la Armada española 'Juan Carlos I'. El buque, construido en la división naval de General Dynamics, ha costado al contribuyente norteamericano la friolera de más de 3.600 millones de euros.

Pese a su tamaño, es invisible a los radares. Como mucho y teniéndolo muy cerca, el enemigo puede identificarlo con un yate o un pesquero de una decena de metros de eslora. Eso es posible gracias al diseño de su casco, que se asemeja más bien al de un gran submarino, a los materiales con los que está construido y a la pintura empleada, que hacen que las señales de radar se disipen o atenúen al chocar contra el casco.

Sin embargo, no todo es positivo. El 'USS Zumwalt' monta un sistema de misiles cuyo precio por unidad es de 731.600 euros. Una cantidad 686.000 euros mayor que el presupuesto inicial. Y es que este sistema es el primero de ataque a tierra a larga distancia que lleva un barco de guerra estadounidense. Los proyectiles tienen un radio de acción de 120 kilómetros.

Debido a su alto coste, los responsables del Pentágono ya han empezado a replantearse la conveniencia del barco, aunque el presidente electo, Donald Trump, parece que en principio no va a apretarse el cinturón en materia militar. Con este navío, Trump podría volver a tener un as en la manga para asegurar el dominio del mar para su Marina.

Washington había encargado al fabricante 32 buques de la clase 'Zumwalt' serie DDG-1000; luego fueron 24, y finalmente han sido botados sólo tres: el 'USS Michael Monsoor', el 'USS Lyndon B. Johnson' y el 'USS Zumbalt'.

A buen seguro que los expertos ya están tratando de abaratar los costes de esta sofisticada arma naval. En todo caso, el resto de sistemas del buque son ya de por sí punteros.