Las Provincias

Un español cruza en avioneta la Antártida durante su vuelta al mundo por los polos

Miguel Ángel Gordillo posa junto al avión.
Miguel Ángel Gordillo posa junto al avión. / Universidad de Granada
  • Salió de una estación polar italiana pegada a Australia, cruzó más de 4.500 kilómetros de continente helado en 21 horas y aterrizó, casi al límite, en la base argentina Marambio, que da acceso a la Patagonia

  • Es el primer español en lograr este reto, de alto riesgo por las condiciones extremas en los alrededores del Polo Sur, aunque todavía le quedan al menos trece etapas más para completar su aventura

El piloto Miguel Ángel Gordillo se ha convertido en el primer español en sobrevolar la Antártida de extremo a extremo. En la culminación de la etapa reina de su gran aventura –dar la vuelta al mundo por los polos– el 9 de noviembre aterrizó en la base antártica argentina Marambio, casi al límite, tras cruzar el continente helado y pasar por el punto más austral del planeta. Veintiuna horas antes había despegado desde una estación polar italiana relativamente cerca de Australia, a bordo de una minúscula avioneta RV8 de solo 1.500 kilos y un único motor. Con ella se ha enfrentado a un frío extremo y a la posibilidad de catástrofe en caso de error o accidente.

Durante su trayecto el piloto fue transmitiendo cada tres minutos a la base información sobre su situación, hora, velocidad sobre el suelo y rumbo. El viento en contra durante buena parte del vuelo le hizo contemplar un aterrizaje de emergencia en alguna de las pocas bases antárticas instaladas a medio camino. Aunque todas le ofrecieron ayuda humanitaria, ninguna disponía de combustible para permitirle seguir su viaje. Al final, un cambio en los vientos le dio el margen suficiente llegar a su destino

Previamente, Gordillo, a bordo de la RV8, había sobrevolado secuencialmente el Atlántico Sur, el Amazonas, la zona tropical americana, el medio oeste americano, Canadá, el Polo Norte, las Islas Svalvard en el Ártico, Noruega y parte de Europa hasta llegar a Madrid. Un retraso burocrático en España con los permisos para la etapa antártica hizo que tuviese que dividir su aventura en dos. Media vuelta al mundo por el norte, y otra por el sur.

En esta segunda fase ha pasado por el Mediterráneo, las zonas trópico-ecuatoriales de África, el Océano Indico hasta Australia, y también un vuelo directo desde Tasmania a la Base Antártica Italiana Mario Zuccelli en la Bahía Antártica de Terra Nova.

El viaje no es solo una aventura personal de Gordillo, sino que forma parte de un proyecto de investigación español que pretende determinar la presencia de hollines y otros gases traza en la atmósfera para determinar sus efectos en el cambio climático.

La avioneta, probablemente la más pequeña en cruzar el continente helado, ha estado equipada con un sistema capaz de medir en vuelo propiedades del aerosol atmosférico, con las que se puede detectar la presencia de polvo mineral desértico o de hollín y también determinar si el origen de este es la quema de biomasa o quema de combustibles fósiles. Los datos registrados en el vuelo están siendo analizados en la actualidad, y permitirán alcanzar un mejor conocimiento sobre este agente del calentamiento global.

El sobrevuelo de la Antártida forma parte de la Campaña científica de España 2016/2017 en la Antártida, se ha planificado con la colaboración del Comité Polar Español que ha coordinado la actividad y las relaciones con los países con bases antárticas, y es parte del proyecto científico de la Universidad de Granada dirigido por el profesor Lucas Alados Arboledas para la medida a nivel global de la contaminación atmosférica en Carbono Negro, partículas responsables en parte significativa de los componentes de corto periodo causantes del Cambio Climático.