Las Provincias

El coche más peludo del mundo

El Fiat 500 de 1975 convertido en el coche más peludo del mundo. :: R. c.
El Fiat 500 de 1975 convertido en el coche más peludo del mundo. :: R. c.
  • Una estilista italiana viste por dentro y por fuera un viejo Fiat 500 con 120 kilos de cabellos, desinfectados, teñidos y trenzados

Madrid. Hay coches utilitarios, familiares, todoterrenos y deportivos, y luego están los que causan esguinces cervicales. Son aquellos ante los que cualquier mortal tiende a girar la cabeza para disfrutar contemplándolos. Entre ellos se encuentran los superdeportivos y también el coche más peludo del mundo. No se trata de un Aston Martin DB9 o un Bugatti Veyron. Es un simple y sencillo Fiat 500 de 1975, el pequeño ciudadano italiano al que le ha crecido la cabellera al haberle adosado nada menos que 120 kilos de pelo natural procedente de la India.

Este ovillo de pelo con ruedas ya forma parte del libro 'Guinness de los Récords' como el coche más peludo del mundo. Su propietaria es una estilista y peluquera italiana, María Lucía Mugno, que ha necesitado más de 20 días de trabajo y una inversión inicial de 85.000 euros para crear esta auténtica obra de arte.

El cabello que lo recubre ha sido desinfectado, lavado, blanqueado, teñido y peinado. Pero es que la pelambrera no sólo crece por fuera, sino también por dentro, sin que falte detalle alguno a las trenzas, rizos o bucles.

El exterior está confeccionado con pelo trenzado en color claro. Tiene franja deportiva -un mechón- en forma de rayo de atrás hacia adelante. Una forma que recuerda en algo al famoso Ford Torino rojo de Starsky y Hutch. En el techo presenta un sombrero, que como no podía ser de otra manera, está hecho también con pelo natural. En el gorro y en las puertas lleva el emblema que le acredita como miembro del 'Libro Guinness'.

Ya en el interior, el salpicadero está trenzado horizontalmente, mientras que el volante y el reloj del velocímetro están rodeados de otra cabellera a juego. Curioso es el faldón de mechones que cuelga desde el salpicadero al suelo, que oculta los pedales y que guarda el calor de los pies de los ocupantes de las plazas delanteras. Parasoles peludos, asientos con cabellos de dos colores, blanco y negro, y las puertas también a juego, marrón claro y oscuro.

Pero lo más curioso es que el coche más peludo del mundo está en venta. Está siendo subastado hasta el próximo lunes en internet por la plataforma Catawiki, cuyos responsables estiman que su precio final pueda oscilar entre los 95.500 y los 124.500 euros.

El coche se conserva en perfecto estado y es totalmente funcional. Eso sí, desde la compañía recomiendan peinarlo a menudo y no utilizarlo en días de lluvia, pues se corre riesgo de que «el cabello pueda encresparse», bromean. Lo que no se dice nada es de cómo arreglar un golpe de chapa, en este caso de pelo. Tampoco se habla si puede sufrir un ataque de alopecia o caspa.

A buen seguro que el coche más peludo del mundo sería 'carne de cañón' para cualquier agente de tráfico en España. Tanto el volante, como los pedales, prácticamente ocultos, no pasarían bien la ITV, aunque estuvieran bien peinados.