Las Provincias

El volcán que come oro

Cada año, los Tengger, una minoría étnica hindú asentada en la isla de Java desde hace cientos de años, celebran la Yadnya Kasada. Entre diciembre y enero, siempre con luna llena, sus hombres invocan al Dios de la Montaña rogándole que preserve sus vidas y les bendiga con una buena cosecha. Luego, cuando llega julio, le ofrecen arroz, frutas, hortalizas, pollos vivos, monedas de oro... La ceremonia, que dura todo el mes, sería una más de las muchas que se celebran en los más recónditos lugares del planeta si no fuera porque, esos días, los menos desfavorecidos escalan el monte Bromo, se adentran en el cráter del volcán y arriesgan la vida tratando de hacerse con algo valioso con lo que poder volver a casa.

Si asomarse a las entrañas del monte sagrado en las mejores condiciones es cosa de valientes, hacerlo cuando el Bromo no deja de escupir humo y ceniza es una locura. Solo la necesidad anima a los habitantes del parque nacional de Bromo Tengger a jugarse la vida.