Las Provincias

«Hoy ha sido mi hijo, mañana puede ser el tuyo»

«Hoy ha sido mi hijo, mañana puede ser el tuyo»
  • La madre de Asad Khan, un niño de 11 años que se suicidó tras haber sido víctima de acoso escolar, escribe una estremecedora carta en Facebook en la que describe el dolor de encontrar muerto al pequeño

«Hoy es mi hijo, mañana podría ser el tuyo». Asad Khan no estaba enfermo, tampoco sufrió un accidente. Él mismo acabó con su vida. Se ahorcó en su habitación y cuando su madre lo encontró ya era demasiado tarde. Tenía 11 años, estudiaba en Reino Unido, donde solo llevaba tres semanas en su nuevo colegio, y era víctima del bullying, una lacra que marca a los menores de por vida. La madre del pequeño ha escrito una estremecedora carta en Facebook en la que escribe sobre el dolor de encontrar muerto a su hijo, según informa The Daily Mirror.

«Era mi mayor fuera y mi mayor apoyo. No era un chico ordinario. Era muy brillante para su edad. Era sensible, adorable y apasionado. No salía de casa sin abrazarme y besarme. Su amor por sus padres, iba más allá de la explicación.El 28 de septiembre dio su último aliento. Solo él sabe qué es lo que le llevó a tomar esa decisión», escribe Farheen Jan en la conocida red social.

Ella se pregunta en la misiva por qué alguien querría hacerle daño a su hijo y se lamenta de que ni siquiera sabía que su hijo estaba siendo acosado. «Lloré en busca de ayuda, recé por que volviese a respirar, mirando a los doctores con la esperanza de que le salvasen, pero su tiempo había pasado».

«Da un paso al frente. Ningún niño merece ser maltratado. Es un problema muy serio y muchos son víctimas de ello», dice haciendo un llamamiento con el fin de parar el acoso escolar.

Una realidad invisible

Según un informe de Save the Children, en 2015 uno de cada diez estudiantes en España de entre 12 y 16 años habría sufrido acoso escolar en los últimos meses. Y un 6,9% se considera víctima de ciberbullying, una nueva forma de hostigamiento que, a través de las redes sociales, prolonga el sufrimiento de los niños y niñas fuera del colegio. Como Save the Children, la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) también trabaja para sensibilizar y hacer visibles estas conductas en los centros escolares que carecen de estadísticas públicas estatales.

Con los datos que elabora la Fundación ANAR, es posible esbozar el perfil de los niños que sufren acoso. La edad media es de 11,9 años. Casi la mitad de las víctimas tienen entre 11 y 13 años. ANAR, que elabora sus propias estadísticas a partir de las llamadas que víctimas y familiares hacen a su teléfono de ayuda, alerta de que se ha detectado un fuerte aumento de los casos de bullying atendidos: sólo en 2015, crecieron un 75% respecto al año anterior. ANAR sitúa como punto de inflexión la publicación de la historia de Diego, un niño de once años que se suicidó en Leganés (Madrid) tras sufrir acoso en el colegio. "Las informaciones periodísticas no generan más situaciones de acoso, sino una mayor reacción social ante el problema", explican desde la fundación.

El informe de ANAR revela además la profundidad del problema, ya que los casos no suelen ser puntuales: el 43,9% dura más de un año y en el 70% de las ocasiones, el niño lo sufre a diario.

Uno de cada cuatro casos de acoso escolar se producen de forma virtual. El fenómeno sucede, a menudo, en la pantalla del teléfono móvil y a través de la aplicación de mensajería WhatsApp.