Las Provincias

No sonría, por favor

No sonría, por favor
  • La justicia francesa rechaza la demanda presentada por un ciudadano al que no se renovó el pasaporte

Los franceses tienen que ir por el mundo con cara de palo. Mejor mustios que risueños. Nada de sonrisas. En serio. Está prohibido sonreír en la foto del pasaporte. Un tribunal de París acaba de rechazar la reclamación de un ciudadano al que no le habían renovado el documento por salir sonriente. «Hay que admitir que un francés que sonríe resulta sospechoso», bromean en las redes sociales.

El demandante se mantiene en el anonimato. Sonríe pero no da la cara. Solo se sabe que es un alto funcionario. Con dinero, tiempo y ganas para querellarse contra su propia Administración. En noviembre de 2012 fue a renovarse el pasaporte. Presentó en la prefectura de París todos los papeles. Pero el 11 de enero de 2013 le comunicaron que le habían rechazado el expediente porque sonreía en las fotografías de identidad que facilitó.

Como dispone de otro pasaporte para viajar, acudió al tribunal administrativo con la mejor de sus sonrisas. Pero los jueces franceses desestimaron su queja en diciembre de 2014. Así que volvió a la carga ante la Corte de Apelación sin perder el optimismo. «¿Es responsable, en una Francia depresiva, que las autoridades reprochen la sonrisa a los franceses? Salvo que deseen que sigan poniendo cara de asco en sus documentos de identidad para hundir un poco más la moral de la nación», argumentó en la vista celebrada a mediados de setiembre.

Romain Boulet, su abogado, abundó en que «sonriendo, los franceses darían una imagen simpática de su país en las fronteras de todo el mundo». Incluso esgrimió en su defensa el enigmático retrato de 'La Gioconda', de Leonardo da Vinci, pues «desde hace más de 500 años nos preguntamos si sonríe verdaderamente». «Que tantos eminentes especialistas no lleguen a ponerse de acuerdo en este punto demuestra que no corresponde a las prefecturas determinar si una sonrisa es neutra o no», alegó el querellante.

La sentencia salió el jueves. Emoticón triste. No sonría, 's'il vous plaît'. El veto se justifica en el anexo a un decreto de 2009 que estipula que en las fotos hay que tener «una expresión neutra y la boca cerrada». «Como sonríe, los clichés litigiosos, en los que el demandante no adopta la expresión neutra exigida, no son conformes a las disposiciones reglamentarias», zanjó el fallo de la Corte de Apelación.

«Pobre Francia, donde los gobernantes exigen que todos los ciudadanos tengan jetas de buscados por la justicia en sus papeles», lamentaba un comentario en la red. «De hecho, los terroristas no sonríen en sus pasaportes falsos», replicó otro internauta. «No se quiere que los franceses tengan pinta de ser un poco felices, sobre todo con los extranjeros que miren sus pasaportes», insistió un tercero en las redes sociales.

A diferencia de Francia y otros muchos países, en España no se exige desfilar por el mundo con cara de maniquí en la pasarela. Los requisitos para renovarse el documento de identidad son que la foto sea reciente, tomada de frente, en color y con fondo blanco, liso y uniforme. El Ministerio del Interior precisa que no hay que llevar gafas de cristales oscuros o cualquier otra prenda que impida la identificación de la persona. Sin más.

Temas