Las Provincias

Seis jóvenes valencianos participarán en la World Robot Olympiad

vídeo

/ LP

  • Si ganan este sábado la final nacional, competirán con otros países el próximo mes de noviembre en la India

Construyen su propio robot, y le ordenan que realice una serie de maniobras. No es sólo un juego, también es una competición para niños y jóvenes de todo el mundo. Este próximo sábado, en Logroño, se celebra la final nacional de la World Robot Olympiad, en la que participarán dos equipos de seis jóvenes valencianos de entre 8 y 14 años.

“Ellos van porque han ganado la competición local en Valencia; van a competir en Logroño, donde se enfrentarán a chavales de todas las comunidades de España; y quien gane tendrá la oportunidad de ir en noviembre a la India, a una competición final con jóvenes de todo el mundo”, explicó Jorge Pérez, director de Droide, la academia donde han aprendido a crear y manejar sus robots.

“No todos lo hacen de la misma manera, es la misma prueba pero hay soluciones diferentes, así que ves cómo lo hacen los demás y tienes controlados los aciertos y fallos de los demás”, aseguró Alejandro Giner, competidor de 13 años. “Es muy divertido, porque además estás con otros niños que están haciendo lo mismo y ves que te gustan prácticamente las mismas cosas; de la nada, creas algo a lo que le dices qué tiene que hacer y lo va haciendo, y conforme se va cumpliendo te pones muy feliz”, indicó.

“Lo que más me gusta es poder darle órdenes al robot, no sólo con números, sino también poniendo los bloques en el programa”, señaló Jorge Artero, competidor de 8 años. “Yo quiero ser ingeniero aeronáutico, porque quiero construir las naves que vayan al espacio”, añadió.

“Además de poder utilizar todas estas herramientas de robótica, algo que fuera no tienen, también desarrollan aspectos que no podrían hacer con otras actividades, como es la creatividad enfocada en la tecnología”, apuntó el director de Droide, centro pionero de robótica educativa en Valencia.

“Buscamos que los chavales no sean simples usuarios de tecnología, sino que sean fabricantes de tecnología, que se den cuenta de que pueden diseñar sus propios juegos; que sean conscientes de que pueden hacerlo, no tiene precio”, concluyó Jorge Pérez.