Las Provincias

Más de 40.000 gitanos viven en infraviviendas en España, un 8,6% del total

Un asiento chabolista.
Un asiento chabolista. / Óscar Chamorro
  • El porcentaje se ha reducido desde el 11,45% registrado en 2007 y el 31,4% de 1991

Más de 40.000 gitanos viven en hogares que están calificados en España como infravivienda -un 8,6 %- y, de estos, más de 10.000 todavía lo hacen en chabolas, según el último Estudio-mapa sobre Vivienda y Población Gitana presentado hoy por el Ministerio de Sanidad.

El estudio, que evalúa la Estrategia Nacional para la Inclusión Social de la Población Gitana 2012-2020 toma como muestra a 516.862 personas que habitan en 105.289 viviendas de 1.069 municipios españoles.

Del muestreo, se desprende que el porcentaje de gitanos que vive en infraviviendas se ha reducido hasta el 8,63% desde el 11,45% registrado en 2007 y el 31,4% de 1991. Actualmente los hogares calificados como infraviviendas, aquellas que no presentan las condiciones mínimas de habitabilidad, se elevan a 9.045 hogares, es decir, el 8,63% de los analizados. Y de ellos 2.924 son chabolas.

Tras presentar la evolución de las cifras, la Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, ha considerado que se trata del "camino a seguir" y con el que se está consiguiendo "romper el tópico que une a la población gitana con la segregación y los guetos". Camarero ha resaltado la necesidad de seguir trabajando en estrategias educativas y de inclusión de la mujer y ha valorado la importancia de este estudio para "conocer los logros y las dificultades que persisten", así como averiguar dónde es necesario continuar avanzando.

Menor acceso a los servicios sociales

El director de la Fundación Secretariado gitano, Isidro Rodríguez, ha apostado porque los objetivos de reducción del segregacionismo sean "un mandato que integren las comunidades autónomas en sus planes de vivienda, sanidad o educación". Ha querido resaltar también cómo la crisis se "ha cebado" con los gitanos y ha criticado que los fondos no hayan sido aprovechados "en la medida que era posible". Y es que, aunque han aumentado el equipamiento, dotaciones y servicios, el informe indica que los barrios evaluados en 2015 presentan un menor acceso a los servicios sociales que los que tenían los barrios analizados en 2007.

Son Aragón, Valencia, Madrid y Castilla-La Mancha las comunidades autónomas en las que las chabolas están más presentes, frente a otras como Ceuta, Melilla o Canarias, dónde se han erradicado, según han explicado fuentes del Ministerio de Sanidad.

Del informe se desprende que la población gitana en España reside principalmente en Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña o Madrid, que lo hacen en viviendas protegidas de un barrio periférico y que tienen más de quince años de presencia en la zona. Sin embargo, el análisis socioresidencial del estudio refleja que las infraviviendas son mucho más frecuentes entre la población gitana de origen portugués, el 42,04%, o de Europa del Este, el 21,43%.

La homóloga portuguesa de Camarero, Catarina Marcelino, ha valorado durante la presentación del informe el trabajo en España para combatir el segregacionismo y del que espera se hagan eco en el país luso para continuar trabajando en este campo.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo Estatal del Pueblo Gitano, Antonio Vázquez, ha indicado que estos avances "suponen una victoria para todos y no sólo para el pueblo gitano". Aunque cree que se "está errando" en el censo, puesto que la muestra de este estudio no refleja "la situación real" del número de gitanos que hay en España.