Las Provincias

Yoga, más que una práctica, un estilo de vida

Yoga, más que una práctica, un estilo de vida
  • Se trata «de descubrir el sentido de indentidad de uno mismo, del mundo y la naturaleza»

Fue India quien propuso el proyecto de resolución para crear el Día Internacional del Yoga y recibió el apoyo de 175 Estados miembros. El primer ministro indio, Narendra Modi, presentó el texto el 7 de noviembre de 2014 en un discurso pronunciado en la sesión de la Asamblea General: «el yoga es un don inestimable de nuestra antigua tradición. El yoga representa la unidad de la mente y el cuerpo, el pensamiento y la acción. Es importante coordinar todos esos aspectos. Ese enfoque holístico es valioso para nuestra salud y nuestro bienestar. El yoga no se trata solo de ejercicios, se trata de una manera de descubrir el sentido de identidad de uno mismo, el mundo y la naturaleza». Meses después, las Naciones Unidas proclamaron el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga.

Más que una práctica, el yoga es un estilo de vida que sana, cuida y fortalece el cuerpo, la mente y el espíritu mediante la práctica de las asanas, la respiración y la meditación. Practicado en la India desde hace miles de años, se ha convertido en uno de los sistemas de acondicionamiento físico y espiritual con más adeptos en nuestros días.

El hinduismo es una de las culturas más complejas del mundo. El yoga forma parte de su tradición religiosa, espiritual, cultural y social. Hay textos de hace miles de años que ya hablan sobre prácticas de meditación, respiración, trascendencia del yo y una serie de posturas que ayudan al yogui a purificar su cuerpo: las asanas.

Existen más de cien tipos de yoga. En occidente se conocen y se practican diversos estilos que derivan del Hatha Yoga, uno de los más dinámicos. Los hay más espirituales, como el Yoga Kundalini, o más físicos y exigentes, como el Yoga Bikram. Incluso existe un yoga facial para relajar y tonificar los músculos de la cara.

En qué consiste

Durante una sesión de yoga, que suelen durar entre una hora y una hora y media, se practican diferentes asanas o posturas armonizadas con la respiración, beneficiosas tanto para el cuerpo como para la mente. Las asanas tienen diferentes grados de dificultad, desde las más sencillas para principiantes, hasta las más extremas que practican los alumnos avanzados.

La mayoría de las clases suele comenzar con un calentamiento llamado, que comprende una sucesión dinámica de posiciones que se inician de pie y sirven para calentar y lubricar músculos y articulaciones. Todo ello combinado con la respiración, que nos ayuda a generar calor y energía corporal.

El yoga puede practicarse en un centro especializado o club deportivo pero también, una vez que se ha aprendido la técnica correcta y las asanas, seguir una práctica individual y personal (sadana), lo que nos permite hacer ejercicio y calmar nuestra mente estemos donde estemos.