Las Provincias

El dulce enmascarado

El dulce enmascarado
  • Una ONG denuncia que algunas especialidades de bebidas contienen 25 cucharadas de azúcar por vaso. Eso, antes de que eches el sobre

Casi 100 gramos de azúcar por vaso. O lo que es lo mismo, 25 cucharaditas. Eso es lo que ha encontrado la organización británica Action on Sugar tras analizar un centenar de bebidas que sirven franquicias como Starbucks, McDonalds, KFC y Costa Coffee. «Los resultados son escandalosos. Estos niveles son peligrosos para la salud», ha concluido la ONG, que insta a las cadenas cafeteras a «reducir el azúcar en sus productos, decir claramente cuál es el contenido de cada bebida y dejar de vender tamaños extragrandes».

El récord lo tiene un té con frutas y canela de Starbucks en tamaño ‘Venti’, un vaso de 568 mililitros con 99 gramos de azúcar. Pero no es una excepción. Y eso que la Organización Mundial de la Salud revisó el año pasado sus cifras a la baja, alarmada por la clara relación entre un consumo excesivo de este producto con la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la caries. Según la OMS, el azúcar no debería representar nunca más del 10% de las calorías totales de la dieta diaria, es decir, 50 gramos (12 cucharaditas) para una dieta media de 2.000 calorías en los adultos, algo menos para los niños. Es la mitad del consumo real en los países ricos. Eso sí, la agencia de la ONU advierte de que una dieta sana óptima no debería superar los 25 gramos o 6 cucharaditas al día. Estos límites no se aplican al azúcar que contienen de forma natural frutas y verduras.

Todo el mundo espera que los pasteles, el chocolate con leche, el helado o las chucherías tengan un alto contenido en sacarosa. Pero no tenemos tan claro que esto ocurra con el cacao soluble (casi el 80% es azúcar), los postres lácteos (30%) o los zumos de frutas envasados (15%). Y lo peor es que el dulce elemento se encuentra enmascarado en lugares insospechados, como los alimentos salados, en los que actúa como potenciador del sabor. Entre ellos, aliños industriales -la salsa barbacoa (30%) y el ketchup (22%) se llevan la palma-, embutidos, salsa de tomate, aperitivos de bolsa, sopas de sobre, empanadillas o pan de molde, por poner algunos ejemplos. Tampoco se debe menospreciar su contenido en las bebidas alcohólicas.

«Hay alimentos que son auténticas bombas nutricionales -advierte José Manuel López Nicolás, profesor de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia-. Hay latas de bebidas energéticas que tienen el triple de azúcar del máximo diario recomendado. Es una amenaza fantasma para la salud, porque la gente no es consciente de ello». Sin olvidar los refrescos con gas que muchísimos niños y adolescentes consumen como si fueran agua, pese a que tienen 40 gramos de azúcar por lata de 33 centilitros.

Cuidado con los cereales

López Nicolás asegura que las empresas pueden tener parte de culpa, pero también hay una responsabilidad de la administración: «Los cereales para el desayuno se presentan como ricos en fibra, vitaminas y minerales y bajos en grasa, pero no se destaca su alto contenido en azúcar, que puede llegar al 50%». O sea, que antes de salir de casa por la mañana los niños ya han superado su dosis del día, lamenta el experto, autor del blog ‘Scientia’.

«El azúcar no solo no es necesario, sino que es contraproducente». Así de tajante se muestra el nutricionista Aitor Sánchez, investigador en la Universidad de Granada. En su blog ‘Mi dieta cojea’, lamenta que la OMS conozca desde hace más de diez años los alarmantes datos que justificaron su revisión de 2015. Este derivado de la remolacha o la caña, afirma, no es «el motor de nuestro cuerpo», como sostiene el Libro Blanco del Azúcar promovido por la industria: el organismo funciona con hidratos de carbono, proteínas y grasas y es capaz de obtener glucosa de alimentos mucho más nutritivos que la sacarosa.

Starbucks no ha tardado en responder, pero no se dará prisa en actuar. «A comienzos de año ya nos comprometimos a reducir el azúcar añadido en nuestras bebidas en un 25% para finales de 2020», ha dicho un portavoz de la compañía. O sea, de 25 a ‘solo’ 18 cucharaditas.