Las Provincias

Fallece en un accidente de kayak el fundador de North Face

Douglas Tompkins, en Argentina.
Douglas Tompkins, en Argentina. / Afp
  • Douglas Tompkins, un filántropo que también creó la marca de moda Esprit, murió a causa de una hipotermia al volcar su embarcación en un descenso en Chile

El filántropo estadounidense Douglas Tompkins, un controvertido ecologista en Chile y Argentina, murió este martes a causa de una hipotermia tras sufrir un accidente en un kayak en un lago del sur chileno, ha informado una fuente médica.

Tompkins, de 72 años, murió tras volcarse el kayak en el que realizaba una expedición junto a otros dos estadounidenses en las aguas del Lago Carrera, en la región de Aysén (2.030 kilómetros al sur de Santiago), sufriendo una "severa hipotermia", ha informado Carlos Salazar, médico de urgencias del hospital de la ciudad de Coyhaique, a donde fue trasladado tras el accidente. "En estas circunstancias una hipotermia de este tipo fue muy severa de superar para él", ha explicado Salazar a radio Biobío.

El accidente ocurrió pasado el mediodía cuando los fuertes vientos que azotaban el lago provocaron el vuelco de dos kayaks en los que iban a bordo seis extranjeros, uno de ellos Tompkins, quien fue rescatado por una barcaza de la Marina chilena y luego fue trasladado a Coyhaique de emergencia en un helicóptero privado. Además de Tompkins, fueron rescatados otros cuatro estadounidenses y un mexicano.

El filántropo amasó su fortuna tras crear la reconocida marca de vestir Esprit, y de equipos de camping y ropa deportiva The North Face. En 1990 dejó sus negocios y se instaló en Chile para meterse de lleno en la conservación de la biodiversidad y vida silvestre de la Patagonia, zona que también comparte Argentina, y ha donado a estos países unos 8.000 kilómetros cuadrados de tierras.

Durante 25 años, el filántropo creó fundaciones y parques naturales, siendo fuertemente resistido por políticos chilenos que lo acusaron de liderar una secta ecológica, comprar tierras para revenderlas y apropiarse de importantes reservas de aguas en la Patagonia, según dijo en su última entrevista a la revista Paula en noviembre pasado. "Hemos visto pasar docenas de políticos: ministros, gobiernos, seis presidentes y nosotros seguimos con nuestro rumbo fijo como un buque", afirmó Tompkins.

Su último legado iba a ser la entrega al estado chileno del parque Pumalín, de unas 300.000 hectáreas. "Últimamente le presto más atención a mi reloj biológico. Me dice que me apure, que tengo que hacer todo esto antes de que me pille la muerte", dijo el filántropo.