Las Provincias

La incitación a la violencia de género será delito

La incitación a la violencia de género será delito
  • Se castigaría con una pena de uno a cuatro años de prisión y una multa de seis a doce meses

El Grupo Parlamentario Popular ha planteado una enmienda a la reforma del Código Penal para tipificar como delito la incitación a la violencia "por razones de género".

Los populares han propuesto una modificación del artículo 510 del Código Penal para castigar con una pena de uno a cuatro años de prisión y una multa de seis a doce meses a quienes fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo o una persona por razones de género.

Sobre esta propuesta, la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, ha explicado que la enmienda está orientada a perseguir la justificación o enaltecimiento de delitos; la humillación o menosprecio; la producción de material o el favorecimiento de un clima de hostilidad por razones de género.

Hernández ha indicado que el castigo de estas conductas ya estaba previsto en el actual Código Penal para el caso de la discapacidad o la pertenencia a una etnia y, ahora, se propone que se amplíe a cualquier conducta que suponga "violencia contra la mujer", por el hecho de serlo, como dice la ONU.

La portavoz del PP en la Comisión de Igualdad del Congreso Marta González ha explicado que la enmienda pretende cubrir "una laguna" del ordenamiento jurídico y de la ley de violencia de género, que cumple diez años, ante los frecuentes casos de incitación a la violencia contra la mujer.

González ha señalado que el pasado verano se han visto comportamientos "atentatorios" contra la dignidad de las mujeres no solamente en las redes sociales, sino también en materiales publicitarios de establecimientos de ocio.

La parlamentaria del PP ha recordado el caso de las camisetas promocionales de la discoteca Oberbayern (Mallorca), en la que aparecía una viñeta con las figuras de un hombre y una mujer sobre la inscripción "problem" y al lado otra imagen donde la mujer ha sido derribada de un golpe por el hombre con el texto "no problem".

La enmienda, según la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, se fundamenta en cuatro pilares de carácter político, jurídico, social y ético.

Desde el punto de vista político, los ministros de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Justicia e Interior acordaron hablar sobre este asunto el pasado 7 de abril.

Hernández ha detallado que jurídicamente la modificación legislativa es acorde con el convenio de Estambul ratificado por España, que habla de la violencia por razón de género como aquella que sufren las mujeres por serlo o de forma desproporcionada.

Ha rechazado los comportamientos sociales "claramente atentatorios contra la dignidad de las mujeres", como las camisetas promocionales de la citada discoteca de Baleares y ha resaltado que, éticamente, una sociedad que busca erradicar la violencia contra la mujer no puede permitir estas expresiones tan graves contra ellas ni normalizarlas.