Las Provincias

Los Bancos de Alimentos piden leche, aceite y conservas de pescado

vídeo

Recogida para el Banco de Alimentos. / Archivo

  • La ONG espera recoger más de 18 millones de kilos de productos no perecederos en la segunda Gran Recogida que se celebra el viernes y el sábado

Leche y aceite en todas sus modalidades y conservas de atún, bonito, caballa o melva. Es decir, cualquier pescado en lata. Estas tres gamas de productos son los objetivos concretos de los Bancos de Alimentos para su segunda Gran Recogida que se celebra este viernes y sábado y que en algunas localidades se amplía al domingo. Unas latas o unos litros que escasean en los almacenes de las 55 organizaciones que conforman la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal). "Con los paquetes de arroz o de legumbres ya contamos. Por eso queremos dar un paso más y solicitar algo más concreto", ha explicado Nicolás Palacios durante la presentación de esta macro operación de solidaridad. El presidente de Fesbal también ha recalcado la necesidad de alimentos para bebés.

Una campaña que nació el año pasado y que en esta edición pretende ser más ambiciosa. En 2013, se lograron recoger 14 millones de kilos gracias a la generosidad de los españoles y a la colaboración de más de 60.000 voluntarios. Fue un 40% de lo previsto y provocó, en algunas delegaciones, habilitar más espacio porque no cabía la comida. Para este año las expectativas son de 18 millones de kilos, aunque desde Fesbal se sueña con la cifra mágica de los 20 millones. En cuanto a los voluntarios, cuyo trabajo consiste en dedicar cuatro horas de su tiempo en informar al público, el número se ha desbordado. Los Bancos pedían 85.000 personas y los inscritos superan los 100.000. "Que se sigan apuntando. Toda ayuda es buena", ha incidido Palacios.

Para esta edición, se van a habilitar cerca de 10.000 puntos de donación en hipermercados, supermercados y tiendas de alimentación, así como también en las mesas de recogida de un número indeterminado de empresas y centros educativos. Una iniciativa fundamental para el desarrollo de los Bancos de Alimentos, que han tenido que multiplicar su trabajo por culpa de la crisis económica. En 2011, repartieron 103 millones de kilos entre las instituciones que lo solicitan (más de 8.300); el año pasado, pasaron a distribuir 120 millones gracias, en gran medida, a que la donación de alimentos ha aumentado un 12,5% desde el inicio de la crisis. Este incremento ha sido un soplo de aire para los Bancos de Alimentos, que han visto cómo las personas con necesidades aumentaban en un 50%: del millón de personas se ha pasado a casi 1,5 millones. "En Madrid, por poner un ejemplo, unos 6.900 niños lactantes reciben ayuda", ha destacado Palacios, quien también ha anunciado que este año están constatando una ralentización del número de personas que necesitan ayuda. Un pequeño brote verde.

Temas