Las Provincias

El arzobispo de Granada admite que los abusos denunciados son verosímiles

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez.
El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez. / Efe
  • Él tuvo conocimiento de esta denuncia a través de una carta de la presunta víctima que le indicaba que había informado a la Santa Sede de los hechos

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, ha admitido hoy que los abusos sexuales denunciados en su Archidiócesis son verosímiles y ha pedido un juicio justo, con derecho a la defensa y todas las pruebas necesarias para los sacerdotes implicados.

En una entrevista en la Cadena Cope, el arzobispo de Granada ha explicado que él tuvo conocimiento de esta denuncia a través de una carta de la presunta víctima que le indicaba que había informado a la Santa Sede de los hechos. Tras recibir la carta del denunciante, Martínez se reunió con él durante varias horas y posteriormente viajó al Vaticano para preguntar por la manera en la que debía actuar, pero antes de iniciar el viaje, la Santa Sede le llamó para decirle que aplicara la doctrina de la Iglesia.

"Yo puse en marcha una investigación previa inmediatamente y concluí que -los hechos denunciados- tenían verosimilitud", por lo que se pusieron en marcha las medidas cautelares "tan pronto como fue posible", el pasado 15 de octubre. Los tres sacerdotes acusados fueron apartados "de todo ejercicio del ministerio sacerdotal público y retirados de cualquier domicilio pastoral o eclesiástico".

Martínez ha señalado que la denuncia implica en los hechos a tres sacerdotes y habla de otros religiosos que habrían conocido lo que sucedía. El arzobispo de Granada ha explicado que no ha tomado ninguna medida sobre estos sacerdotes porque el propio denunciante le pidió que no hiciera nada más para no interferir con la acción de la Justicia.

Ha lamentado que esta noticia haya salido a la luz coincidiendo con la reunión de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), "justo cuando yo no estoy en Granada". "Todos sabemos qué intención tienen estas cosas", ha lamentado.

Sobre el joven denunciante ha afirmado que durante la reunión que mantuvo con él trató de "darle aliento" y decirle que tiene que haber "un designio bueno" en lo que ha pasado y que podrá ayudar a otras personas y evitar que esto vuelva a pasar.