Las Provincias

La mitad de las motos no pasan la ITV

Una moto hace una de las pruebas de la ITV
Una moto hace una de las pruebas de la ITV / ARCHIVO
  • En 2013, según datos de la patronal, el 54,2% de estos vehículos obligados a someterse a esta revisión no lo hicieron

Más de la mitad de las motos obligadas a pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), en concreto el 54,5%, no lo hizo en 2013 y de entre las que sí lo hicieron el 17,1% no aprobó a la primera. El dato, desvelado por AECA-ITV, la patronal de estos centros de inspección, muestra que los vehículos de dos ruedas son los más absentistas del parque automovilístico español junto a las furgonetas, ya que el 46% de ellas tenía las ITV caducada en 2013,

Según estos datos, las ITV de todo el territorio español revisaron el pasado año 937.712 motocicletas y ciclomotores, un 10,7% más que en 2012, aunque lejos de las 2.056.689 motocicletas y ciclomotores que estaban llamadas a pasar la inspección. A esta circunstancia se añade el hecho de que el 25,7% de los ciclomotores y el mencionado 17,1% de las motocicletas que acudieron a las estaciones de ITV no superaron la inspección a la primera.

AECA-ITV explica en una nota que si se tiene en cuenta que menos de la mitad de este tipo de vehículos acuden a la inspección y el preocupante estado en el que se encuentran los que sí la realizaron, es de suponer que los que no cumplen con las inspecciones obligatorias estén en un estado aún peor, con la considerable merma de la seguridad de estos vehículos y de sus ocupantes.

A cada vehículo rechazado se le detecta una media de tres defectos graves, de modo que en 2013 se contabilizaron 297.613 defectos graves en motocicletas y ciclomotores, un 9,5% por encima de los encontrados en 2012 (28.420 más).

Entre los apartados en los que más defectos graves se hallaron se encuentran los de alumbrado y señalización (31,9%, con 95.001 defectos), y el relativo a ejes, ruedas, neumáticos y suspensión (12,1%, con 36.139 defectos). Destaca también que el 14% de los ciclomotores inspeccionados fueron rechazados por superar la velocidad máxima de los velocímetros con los que fueron homologados, y el 5% se rechazó por superar las emisiones sonoras muy por encima de los valores permitidos.

En 2013 se detectaron 169.681 defectos leves en motocicletas y ciclomotores, un 15,8% más que en 2012, cuando se registraron 142.778. El mayor número de defectos leves también corresponde a los apartados de alumbrado y señalización (53,8%), muy por encima de los defectos leves del resto de categorías.

Colectivo vulnerable

La patronal de los centros de ITV recuerda en la nota que los conductores de motocicletas, que representan el 9% del parque automovilístico español, son tras los peatones los usuarios más vulnerables, implicados en el 22% de los accidentes con víctimas, con el 18% de fallecidos, según la DGT. Los ciclomotores, que representan el 6% del parque, participan en el 8 % de los accidentes con víctimas, y los fallecidos alcanzan el 3%.

Según la última actualización del estudio "Contribución de la Inspección Técnica de Vehículos a la Seguridad Vial", realizado en 2012 por el Instituto de Seguridad Vial de los Vehículos Automóviles Duque de Santomauro (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid, ese año las estaciones de ITV evitaron 170 víctimas mortales, cerca de 11.000 heridos de distinta consideración y al menos 11.000 accidentes de tráfico.

Este mismo estudio afirma que si el 20% de los vehículos que no acudieron a las inspecciones obligatorias lo hubieran hecho, podrían haberse evitado al menos 7.100 accidentes, cerca de 7.000 heridos y 110 muertes adicionales.