Las Provincias

Red Bull debe pagar 13 millones de dólares porque no da alas

Red Bull debe pagar 13 millones de dólares porque no da alas
/ The New Daily
  • Una demanda colectiva acusa de publicidad engañosa a la marca y le lleva a pagar diez dólares a cada consumidor decepcionado

Más de un consumidor en Estados Unidos interpretó el eslogan 'Red Bull te da alas' de manera literal. O al menos, eso parece. Un colectivo de varios estadounidenses demandó a la compañía por publicidad engañosa, motivo por el que la empresa tendrá que pagar 13 millones de dólares (más de 10 millones de euros) repartidos entres los clientes que se declaren intsatisfechos con el producto.

Sin embargo, no se trata sólo de que realmente no aparezcan dos alas en la espalda de quien toma la bebida energética, sino que hay un descontento por parte de los consumidores porque consideran que dicho refresco no cumple sus promesas de mejora física y mental. De este modo, la sociedad indemnizará con diez dólares (casi ocho euros) a cada cliente que se haya sentido insatisfecho con Red Bull entre el 1 de enero de 2002 y el 3 de octubre de 2014. Para quien no quiera los diez dólares, la empresa también ofrece un cheque regalo de productos de la marca valorado en 15 dólares (12 euros). Para ello, no será necesario presentar el ticket de compra ni ningún tipo de prueba sobre su consumo.

El precursor de la denuncia fue Benjamin Careathers quien consiguió la razón de un juez. Según Careathers, después de diez años de consumir Red Bull, no le salieron alas ni mejoró su rendimiento intelectual ni deportivo. "A pesar de que existe una falta de verdadero apoyo científico a la afirmación de que Red Bull proporciona más beneficios a un consumidor que una taza de café, los acusados comercializan su producto como una fuente superior de 'energía'. Este tipo de conducta significa que la publicidad y la comercialización de Red Bull no es sólo 'bombo', puede ser engañosa y fraudulenta y, por tanto, recurrible", dice la demanda.

Por su parte, Red Bull ha señalado que prefiere resolver la demanda para evitar entrar en mayores costes por litigios. No obstante, mantiene que su marketing siempre han sido "veraz y preciso" y ha negado cualquier mala acción o responsabilidad. La situación ha provocado que los usuarios hayan saturado la página web de la compañía, donde desde donde se realizan los pagos, de manera que ha quedado inactiva durante horas. A pesar de todo, el acuerdo aún debe ser aprobado por un tribunal neoyorquino el 1 de mayo de 2015, y por tanto, los denunciantes no puede exigir sus pagos hasta 150 días después de la resolución final.