«Volvería a impulsar la consulta, pero explicándolo todo mejor»

La alcaldesa de Palma de Gandia, Mari Trini Miñana, ayer en el centro de Gandia. / ó.d.
La alcaldesa de Palma de Gandia, Mari Trini Miñana, ayer en el centro de Gandia. / ó.d.

La alcaldesa de Palma asegura que nunca pensó que la votación armara tanto revuelo y acusa al PP de dinamitar el proceso con «mentiras»

Ó. DE LA DUEÑA PALMA DE GANDIA.

La alcaldesa de Palma de Gandia, Mari Trini Miñana, tiene claro qué le ha llevado a promover la consulta sobre el posible cambio de nombre del pueblo. «No me gusta que piensen que Palma es una pedanía», aseguró.

La primera edil acusó a la oposición de contar «mentiras» a la ciudadanía y aseguró que volvería a impulsar el proceso. De lo que no quiso hablar fue de la situación actual del gobierno, donde un regidor de su partido ha abandonado su puesto.

Miñana afirmó ayer que en ocasiones ha viajado y siempre le pasa lo mismo: «Me preguntan si vivo en un barrio de otra ciudad, en este caso de Gandia». La edil aseguró que siempre ha pensado igual: «Quiero que mi localidad tenga identidad propia». «Incluso algunas veces me han llamado de otras administraciones y me han preguntado si dependíamos de la capital de la Safor. Eso no me ha gustado», matizó.

La edil precisó que no tiene «nada en contra de Gandia». «No me importa decir que Palma está a siete kilómetros de la ciudad o que es la capital de la Safor», pero matizó que prefiere trabajar para que Palma «no parezca un distrito de Gandia».

Proceso polémico

La alcaldesa reconoció que el proceso se está saldando con una polémica que no esperaba y acusó al Partido Popular de hacer campaña contra el gobierno. La oposición, agregó, ha instigado a «los vecinos» para organizar «la protesta» que hubo el pasado sábado en contra del proceso y repartir folletos.

Miñana aseguró que convocó la consulta para conocer la opinión del pueblo ante un posible cambio al valenciano o sustituirlo por Palma de la Safor: «Yo pienso que el nombre no es actual. El informe elaborado por Abel Soler dice que se añadió la coletilla de 'Gandia' a finales del siglo XIX».

Alguna normativa impedía que hubiera topónimos que se repitieran y se le añadió el nombre del partido judicial: Gandia. «Pero ahora la realidad ha cambiado y nos guiamos por las comarcas. Por este motivo, pienso que Palma de la Safor sería una opción, pero esa es sólo mi idea».

Reunión con el historiador

A todo esto agregó que cuando el informe de Soler estaba realizado convocó a los 4 ediles de PP: «Les expliqué cuál era la intención del gobierno. La portavoz popular mostró su negativa. Me dijo que era más fácil ubicar a Palma en el mapa si lleva la coletilla de Gandia y que no eran partidarios del cambio».

Para la alcaldesa esta formación es la que ha contado en el pueblo que el procesó «costará dinero» al Ayuntamiento o que los vecinos tendrán que escriturar «bienes», cosas que negó. «Muchas poblaciones han cambiado su nombre y no ha pasado nada. Del tema de la consulta dijo que nunca se esperaba esta repercusión: «Volvería a impulsar este proceso para conocer qué piensan los vecinos, lo haría explicándolo todo mejor, eso sí». El sábado abrirá la urna para ver cual es el resultado.

«Nunca dije que fuera vinculante, pero tampoco que no lo fuera. Sólo que si la participación es baja no se tendrá en cuenta». Finalmente, rehusó hablar de la situación actual del gobierno y de su relación con Compromís. Los nacionalistas le pidieron en un escrito que anulara la consulta y que en caso de convocarla tenga «garantías». Los socios del ejecutivo afirmaban que no sabían nada del proceso y pedían que de realizarse fuera vinculante y se contara con políticos y vecinos.

Fotos

Vídeos