Las ventas de la lotería del Niño se reducen a la mitad respecto al sorteo de Navidad

La administración número 4 de Gandia abarrotada de clientes la mañana del 5 de enero. / leyla gallego
La administración número 4 de Gandia abarrotada de clientes la mañana del 5 de enero. / leyla gallego

Los administradores aseguran que el 70% de los décimos se venden desde el día 23 de diciembre hasta la tarde del 5 de enero

LEYLA GALLEGO GANDIA.

Tras las escasas alegrías que trajo la lotería de Navidad en toda la comarca, este mediodía el Sorteo Extraordinario del Niño repartirá 700 millones de euros en todo el país. El número de participaciones para el 6 de enero se reduce hasta la mitad respecto al tradicional 'Gordo' del 22 de diciembre.

A pesar de que los expertos aseguran que las probabilidades de tener un boleto agraciado son más elevadas para el sorteo de hoy que para el anterior, los números dicen que los clientes, por costumbre o por razones que se desconocen, prefieren jugar mucho más en el otro. «Los premios están menos concentrados que el de Navidad, pero las posibilidades de que te toque son mayores», aseguró el administrador de la oficina número 4 de Gandia, Josep Fayos.

«Las personas que juegan durante todo el año a la lotería saben como funciona esto, y prefieren invertir más dinero en el del Niño», apuntó Fayos. A diferencia del Gordo, el primer premio de este sorteo extraordinario otorga la mitad que el del 22 diciembre. El segundo está agraciado con 75.000 euros y el tercer premio está valorado en 25.000 por décimo. También hay recompensas menores que van desde los 3.500 hasta los 500 euros.

Aunque la mayoría de personas se queda con el primer número que le ofrecen desde la ventanilla, es cierto que hay quiénes tienen preferencias y escogen fechas concretas. «Algunos clientes nos piden la fecha de aniversario de boda o el cumpleaños de los nietos, entre otros», afirmó Fayos.

El 17 entre los preferidos

Como cada año, los clientes prefieren los décimos acabados en cifras impares frente a las acabadas en número par. Las terminaciones estrella son el 13 y 69, «siempre son los primeros en agotarse», comentaron algunos loteros que también aseguraron que en los últimos años el 17 ha sufrido un auge similar al de los anteriores que hace que se termine poco después de salir a la venta.

Los propietarios de las administraciones de lotería aseguran que aunque los números están a la venta desde el mes de octubre, no fue hasta el día siguiente del sorteo de Navidad cuando la gente decidió comprar su décimo. «Un 70% de los billetes se han vendido en las dos últimas semanas, y la mayoría de gente de aquí que quiere probar suerte o bien porque ha obtenido recompensa en el Gordo o porque la vez anterior no se llevó nada», declaró el administrador.

Por su parte, el propietario de la administración la Barreta d'Or, Marc Bolo, la única delegación de Gandia que repartió suerte en la lotería de Navidad aseguró que la gran parte de clientes que se acercaron a cobrar el premio «invierten una parte de lo recaudado en comprar participaciones para el Sorteo del Niño y el resto lo guardan».

Esta administración ubicada en el Grau vendió seis décimos del número 00580. La bola salió a las 11 de la mañana acompañada de los cantos de las ya tradicionales niñas de San Ildefonso que anunciaron un 5º premio.

Este año, la venta de lotería para el sorteo del día de Reyes deja un margen de beneficios mayor al del año anterior, pero sin grandes incrementos «alrededor de un 2%», apuntan algunos empresarios del sector. Los ciudadanos de la Ciudad Ducal tienen consignados un elevado número de billetes que suponen un gasto medio de 60 euros por personas.

Casi dos décadas sin premio

La Comunitat Valenciana encabeza el ranking de comunidades autónomas que más veces han vendido el primer premio del extraordinario del Niño. La fortuna también llegó a la capital de la Safor que lo repartió hace casi dos décadas.

En el año 2000 la administración número 2 ubicada frente al Palau Ducal vendió toda la serie del número 22897 a los falleros de Benipeixcar que resultó ser el agraciado. «Vendimos el número íntegro en nuestra oficina a una asociación fallera» comentó Josefa Malonda, quién lleva muchos años trabajando en la administración El Duc.

La Barreta d'Or es otra la de las administraciones que suele vender boletos agraciados y hace algunos años también tuvo la suerte de repartir varios décimos que resultaron premiados con tercer premio. «No recuerdo el año exacto, pero sé que hace tiempo vendimos un tercero desde nuestra ventanilla», aseguró Marc Bolo, actual titular de la oficina que anteriormente regentaron sus padres.

Fotos

Vídeos