Los vecinos de Marenys se niegan a pagar una última cuota para terminar la urbanización

Vecinos de Marenys de Rafalcaid tras la reunión celebrada el lunes por la noche. / lp
Vecinos de Marenys de Rafalcaid tras la reunión celebrada el lunes por la noche. / lp

Los residentes no aceptan la propuesta del Ayuntamiento de Gandia y se plantean ir a los tribunales si el gobierno no finaliza la obra

R. ESCRIHUELA GANDIA.

El fin de las obras en la urbanización de Marenys de Rafalcaid parece que no tendrá una solución fácil. Esa afirmación es la que se desprende tras la primera valoración de los vecinos de la zona que se reunieron en asamblea el lunes por la noche para evaluar la oferta del Ayuntamiento de Gandia. Según señaló la presidenta de la asociación, Loli Rodríguez, los residentes consideran que «es una ilegalidad lo que han hecho con nosotros y no es justo».

Rodríguez recordó que los vecinos llevan 15 años con esta lucha donde «ya hemos pagado tres plazos y no nos han puesto en la urbanización los materiales que nos debían haber puesto que eran de mejor calidad». «Ellos quieren dinero para unas obras que ya hemos pagado por materiales que no nos han puesto», manifestó la propietaria. Alrededor de un centenar de personas de los más de 300 propietarios se dieron cita en la asamblea. La presidenta de la Asociación de Vecinos de Marenys aseguró que con la propuesta municipal, de pagar una última cuota de 4 euros por metros cuadrado, el ayuntamiento pretende crear «un agravio comparativo entre vecinos y enfrentarnos».

Además, Rodríguez calificó de «chantaje» la opción planteada por el ejecutivo porque «nos dicen que si no aceptamos no se acabará la urbanización». «Nos chantajean diciendo que somos ilegales y que no nos pueden dar permisos de obra, pero sí que pagamos nuestra contribución ». La presidenta vecinal aseguró que además, poseen el documento que señala que el ayuntamiento recepcionó la obra en 2007 y que anteriores gobiernos «dieron permisos a gente para hacerse chalés».

Desde la asociación han buscado el asesoramiento de un abogado y están dispuestos a luchar judicialmente si no terminan la urbanización. La semana pasada, el ayuntamiento explicó en rueda de prensa la oferta que planteó a los residentes y señaló que será cada vecino de manera particular quien decida si acepta la propuesta municipal de abonar un último plazo que se haría efectivo al finalizar la obra.

Fotos

Vídeos