Los vecinos de Marenys decidirán si acaban las obras y pagan la última cuota de urbanización

Uno de los postes que quedaron en medio de la carretera después de que la empresa quebrara y el proceso de urbanización quedara paralizado. / leyla gallego
Uno de los postes que quedaron en medio de la carretera después de que la empresa quebrara y el proceso de urbanización quedara paralizado. / leyla gallego

Los propietarios recuerdan que el anterior gobierno les prometió finalizar el proyecto de la zona sin tener que abonar más recibos

LEYLA GALLEGO GANDIA.

Hace más de 15 años se inició el proceso de urbanización de Marenys de Rafalcaid Fase I y, a día de hoy, estas obras siguen inacabadas. Las últimas informaciones filtradas a los vecinos desde la administración pública han hecho saltar la voz de alarma entre los residentes en la zona.

Los propietarios de los terrenos, y por consiguiente afectados, aseguran que el Ayuntamiento de Gandia está preparando el giro de los recibos de la última cuota para que estos hagan efectivo el pago. Desde la asociación vecinal no han tardado en mostrar su desacuerdo con esta decisión.

Las obras de urbanización de Marenys arrancaron en 2002 y desde entonces todo han sido malentendidos entre los residentes y el gobierno por las discrepancias sobre las obras. El ejecutivo socialista de aquel momento prometió a los vecinos que los trabajos durarían aproximadamente cuatro años.

Al tratarse de un proceso de urbanización, por el cual los propietarios de las parcelas se benefician de servicios como luz y agua además de obtener el permiso para edificar, son estos los que deben sufragar los costes. En el momento en que se inició el plan, vecinos y consistorio acordaron la cantidad y la distribución de los recibos.

Los residentes consideran que ya «está todo pagado» y que si el gobierno local intenta cobrar nuevas cuotas para rematar los trabajos «van a tomar medidas». La empresa encargada de llevar a cabo el proyecto quebró y dejó las obras sin terminar.

Además, según comentan algunos vecinos los materiales utilizados eran «de tercera y no de la calidad pactada». Es entonces, cuando desde la asociación vecinal reclamaron al Ayuntamiento una solución que al parecer, nunca llegó.

Casi diez años después del comienzo de ese proceso urbanizador, el exalcalde popular de Gandia, Arturo Torró, se hizo eco de la situación y prometió a los afectados que no tendrían que hacer frente al último pago y que las obras se rematarían. Pero esa promesa no quedó reflejada en ninguna documento oficial. Ahora, esos vecinos aseguran que no van a abonar más dinero «por una obras mal hechas e inacabadas», ya que Torró les garantizó que no deberían realizar el último ingreso.

Gobierno actual

El coordinador de Urbanismo, Vicent Mascarell, pretende calmar los ánimos. «Es cierto que se ha reabierto el caso de Marenys, pero antes de llevar a cabo ninguna acción nos reuniremos con los propietarios. Si por unanimidad todos ellos deciden que no se siga adelante, todo quedará como está, pero si por el contrario alguno de los vecinos quiere que se acabe el proyecto, el resto deberá asumirlo y hacer frente a la cuota pendiente», explicó Mascarell.

El socialista confirmó que han recibido varias reclamaciones acerca de la promesa del anterior alcalde pero «si la hizo no la dejó firmada en ninguna parte y por tanto, no podemos perdonar los recibos».

Por su parte, Toni Abad, quien fuera concejal de Urbanismo durante el mandato de los populares, afirmó que es cierto que la voluntad de Torró «era condonar la deuda, pero por cuestiones administrativas no pudo ser». Abad aseguró que durante los últimos años de su legislatura enviaron a los técnicos a valorar la situación, ya que «había muchos problemas por resolver, como postes de luz en medio de la calle y tuberías sin cubrir».

Como solución, el gobierno popular propuso terminar las obras y entonces girar el recibo. «Es cierto que esto no quedo plasmado en ningún papel porque fue una idea que nunca llegó a fraguarse porque nos encontrábamos en la recta final de nuestro mandato», concluyó.

Fotos

Vídeos