El turismo religioso y cultural en Gandia supera al sol y playa los últimos días de Semana Santa

Vista general de la plaza Major de Gandia repleta de cofrades, vecinos y visitantes durante el Encuentro celebrado el domingo por la mañana. / natxo francés
Vista general de la plaza Major de Gandia repleta de cofrades, vecinos y visitantes durante el Encuentro celebrado el domingo por la mañana. / natxo francés

El tiempo cambiante con chubascos, viento y bajada de temperaturas desplazó a los visitantes hasta las procesiones del centro histórico

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

El turismo religioso y cultural ha sido el referente de la Semana Santa de Gandia donde las condiciones meteorológicas adversas de los últimos días han propiciado que los actos organizados por la Junta de Hermandades de la Ciudad Ducal hayan acaparado el protagonismo. La semana comenzó con buen tiempo, pero a medida que han avanzado los días, la bajada de temperaturas y el viento han desplazado a los visitantes que buscaban sol y playa, hacia el turismo urbano para disfrutar de las procesiones y del patrimonio cultural.

Fuentes de Turismo no se han querido pronunciar a falta de datos oficiales que concreten la ocupación, pero sí que han indicado que hasta el departamento les ha llegado la percepción de que el tiempo ha hecho cambiar la tendencia de este año en los últimos días festivos. El perfil de quienes visitan Gandia estos días son viajeros que acuden para disfrutar de la playa, y así lo hicieron durante el inicio de la semana pasada con temperaturas que el miércoles alcanzaron los 28 grados. Pero poco a poco se fue vaciando la costa para albergar a los turistas en el centro histórico de la ciudad. Los actos religiosos han sido multitudinarios. Según fuentes de la Junta de Hermandades de la Semana Santa de Gandia, «ha sido un éxito».

La asistencia de público ya se dejó notar el Domingo de Ramos, donde los turistas, principalmente del centro de España ya tomaron el litoral para disfrutar de sus días festivos. Hasta el miércoles, el buen tiempo dejó a los visitantes disfrutar de la playa, pero a partir del jueves, las calles se llenaron para presenciar las diferentes procesiones que recorrieron la ciudad.

«El Viernes Santo, a pesar del frío, durante todo el recorrido del Entierro, estuvo a tope de público», indican. Además, el Domingo de Resurrección, «la plaza del Ayuntamiento estaba a repleta de gente, así lo demuestran las imágenes». «El número de visitantes de la Semana Santa se supera cada año, y en esta ocasión también ha sido todo un éxito», apuntan.

En los últimos días de la Semana Santa, el viento, la bajada de temperaturas, e incluso la lluvia han sido los causantes de este incremento en el número de turistas que se han acercado hasta el casco urbano. Una percepción que también han notado en el sector hostelero y en el comercial, que han aprovechado el tirón de los actos religiosos para aumentar el número de clientes durante la segunda parte de la Semana Santa. La gastronomía, además, se ha visto beneficiada por la ampliación de horarios que este año ha concedido el Ayuntamiento.

Un permiso que el Consistorio ha otorgado por primera vez en Semana Santa con el objetivo de facilitar a los hosteleros el desarrollo de su actividad en unas fechas en las que reciben una mayor afluencia de clientes. Con la nueva normativa, bares, cafeterías y restaurantes han podido prolongar su horario habitual hasta las 2.30 de la mañana, mientras que los pubs han tenido permiso hasta las 4 de la madrugada.

Reservas, a tope

Al margen de la gastronomía y la participación en actos religiosos, los viajeros también han aprovechado su estancia en la ciudad para disfrutar del rico patrimonio histórico de Gandia. El Palau Ducal, referente cultural de la capital de la Safor, ha aumentado considerablemente la afluencia de personas . «Aunque todavía no hemos hecho un balance oficial, sí que podríamos hablar de que hemos duplicado el número de visitas respecto al año anterior», indicó Balbina Sendra, una de las responsables del edificio.

Según Sendra, «el domingo tuvimos más visitas de lo habitual en esta fecha, y desde el Jueves Santo hemos ido en aumento». Desde el Palau Ducal han señalado que desde la semana de Fallas ha sido un continuo goteo de personas que se han acercado hasta el edificio para visitarlo. «En Fallas aumentamos en aproximadamente 300 personas más que el año anterior, y desde entonces no hemos parado de recibir visitantes».

«Hemos tenido reservas con una semana de antelación, y hemos tenido que realizar más visitas de lo habitual debido a la gran cantidad de personas que se han acercado y que no tenían una reserva», señala Balbina. De hecho, según comenta, la visita de ayer, estaba completa desde hace una semana.

La fecha de la Semana Santa, a finales del mes de marzo y principios de abril, también ha sido uno de los factores que ha condicionado este incremento, ya que el tiempo es más variable en esta época del año. Una situación que en 2019 será muy diferente ya que el Domingo de Resurrección será el 21 de abril, un mes después de Fallas y en plena primavera.

Más

Fotos

Vídeos