El mal tiempo desluce el final de las fiestas

Las llamas devoran el monumento infantil de la comisión de Carrer Major i Passeig. / r. escrihuela
Las llamas devoran el monumento infantil de la comisión de Carrer Major i Passeig. / r. escrihuela

Las fiestas josefinas se despidieron con bajada de temperaturas y un fuerte viento que afectó a la cremà en una jornada festiva desapacible La lluvia obliga a suspender, una hora antes del inicio, la procesión en honor a Sant Josep en Gandia

ROCÍO ESCRIHUELA

gandia. Adiós a las Fallas de 2018. La Nit de la Cremà despidió una fiesta que vio deslucidas sus últimas horas por la presencia de la lluvia y el fuerte viento. Hasta ayer, las condiciones meteorológicas habían dado una pequeña tregua, pero el agua, aunque en pequeña cantidad, apareció sobre el cielo de la capital de la Safor pasado el mediodía y la Federació de Falles (FdF) anunció la suspensión de la procesión en honor a Sant Josep, una hora antes de que comenzara.

La FdF señaló que «debido a las previsiones meteorológicas y a los informes del Ayuntamiento de Gandia y la Delegación de Gobierno», se tomaba la decisión de anular este acto. Desde la junta comunicaron la cancelación al párroco de la iglesia del Raval, no sin antes lamentar la decisión, que dejó diversidad de opiniones entre falleros y no falleros sobre la cancelación de este acto previsto a las 17.30 horas. Los partes meteorológicos, no se equivocaron y justo a esa hora, la lluvia volvió cubrir el cielo de Gandia, donde prácticamente se hizo de noche. Tampoco hubo procesión en honor al patrón en el distrito marítimo, pero sí que se realizó la misa a la hora prevista. Las comisiones de Mosquit y Grau, así lo decidieron tras consultar al párroco de la iglesia de Sant Nicolau.

La decisión de la Federació de Falles dejó un sabor agridulce en el final de los días grandes de Fallas que culminaron anoche con la cremà de todos los monumentos. La jornada se inició con viento, pero con un sol radiante, a pesar de tener unas temperaturas de 13 grados. A las 12 comenzó la misa solemne en la parroquia de Sant Josep que contó con la presencia de las falleras mayores, Sara Sanvíctor y Núria Llopis, así como de los representantes de la FdF, encabezados por Telmo Gadea. También estuvo presente el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, y la alcaldesa de la ciudad, Diana Morant, vestida de valenciana, y acompañada del edil José Manuel Prieto, también con el traje regional, y otras autoridades municipales.

Tras la eucarística, la comitiva se desplazó hasta la plaza Major para visitar el tapiz de la Mare de Déu que miles de falleros habían vestido el día anterior con un manto de claveles rojos y blancos. La jornada matinal concluyó con la última mascletà de estas fiestas.

La cremà de las fallas infantiles inició la despedida de las Fallas de 2018, y a partir de las 23 horas se prendió la mecha de los monumentos grandes, para despedir un año más la fiesta con la cremà de la comisión ganadora, en esta ocasión, la Falla Vilanova. La estampa de la Ciudad Ducal cambiará hoy radicalmente de imagen. La rutina volverá a ser la nota predominante tras retirar de la vía pública, carpas y monumentos.

Atrás queda un ajetreado fin de semana donde miles de turistas se han acercado hasta Gandia para visitar una fiesta declarada Patrimonio de la Humanidad. Además, de visitantes anónimos, por la ciudad se han dejado ver estos días la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y la presidenta del PP en la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig. También, el gandiense y delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, participó en la ofrenda con la comisión a la pertenece, la falla Plaça del Mercat.

Máximo esplendor

Por su parte, Oliva cierra una fiesta que este año ha recuperado el esplendor de épocas anteriores tras recobrar la figura de la fallera mayor, representación que ha llevado Mireia Burgos. Ayer, la máxima representante de la fiesta en la Ciudad Condal, acompañada de su corte de honor, y de las siete comisiones participaron en la misa en honor a Sant Josep que se celebró en la iglesia de Sant Roc. En el acto, también estuvieron presentes, las autoridades municipales, y el primer edil, David González.

Al mediodía fue el turno de la mascletà que disparó Ricasa en el Parc de l'Estació y a las 23 horas se inició la cremà que comenzó con el monumento de la falla La Mar y terminó pasadas las dos de la madrugada con Sant Francesc, la triunfadora de este año.

En Tavernes, una mascletà en la avenida de Malta puso fin a la fiesta de las Fallas, donde el viento y la lluvia también fueron también los protagonistas de la jornada vespertina. A las 20.30 horas comenzó la cremà infantil excepto la ganadora, el Passeig, que fue a las nueve de la noche. A las 23 horas se inició la cremà de los monumentos grandes según los premios y comenzado por la última hasta la primera, La Via.

En la capital vallera, la novedad de este año ha estado en la ofrenda. La junta local ha ubicado una torre piramidal en el centro de la plaza Mayor con la imagen de la Virgen para depositar los ramos, al igual que en Valencia.

Fotos

Vídeos