Un tibio 9 d'Octubre en la Safor

Bajada de la Real Senyera en el Ayuntamiento de Ròtova. / lp
Bajada de la Real Senyera en el Ayuntamiento de Ròtova. / lp

Las juegos infantiles, las ofrendas florales y los pasacalles abundan en un día en el que escasean los honores a la bandera de todos los valencianos Los municipios optan por actos cívicos y sólo Ròtova realiza la tradicional bajada de la Senyera

ÓSCAR DE LA DUEÑA GANDIA.

Los municipios de la Safor celebraron ayer la fiesta del 9 d'Octubre, aunque primaron los actos cívicos y culturales sobre los honores a la Senyera, bandera de todos los valencianos. Se organizaron multitud de actos, entre ellos conciertos, danzas populares y pasacalles, acompañados de bandas de música. Hubo actividades en las 30 de las 31 localidades de la comarca, pero en pocas de ellas se rindió homenaje al pendón de Jaume I.

Ròtova fue la única Población que rindió un homenaje claro y explícito a la bandera valenciana. Pero, sin duda, donde la bandera de Jaime I tuvo más protagonismo dentro de la Safor fue en Rótova.

Entre las actividades que organizó esta localidad destacó la bajada de la Senyera desde el balcón lateral del Ayuntamiento. La bandera fue en procesión cívica hasta la plaza Major, donde la concejala de Bienestar Social, Angela Pla, leyó un manifiesto en conmemoración del día de todos los valencianos.

Además, el acto estuvo acompañado por la música de la banda La Rotovense, que ofreció algunos temas como el himno. Finalmente esta celebración acabó con el disparó un castillo de fuegos artificiales a cargo de la pirotecnia Borredà.

Por la tarde, en Rótova hubo juegos y talleres infantiles. Una de las actividades estuvo relacionada con la Mocadorà de San Donís, tradicional fiesta de los enamorados valencianos. Los más pequeños pudieron hacer sus propios dulces y envolverlos en el pañuelo. Éstas actividades se celebraron en la plaza de Dins.

Senyera en el Ayuntamiento

En Gandia los honores a la señera fueron más tenúes. La enseña estuvo en el hall del Ayuntamiento de Gandia, donde todos los que quisieron visitar la bandera pudieran hacerlo. Eso sí sólo hasta las 13 horas. Luego estuvo en el acto cívico que se organizó en el Palau y donde estuvieron representantes de la sociedad de Gandia (Fallas, Semana Santa, vecinos, cuerpos de seguridad y políticos).

Esta medida, como la de los últimos años ha sido de consenso. En la legislatura anterior se realizaba la tradicional bajada de bandera desde el balcón del Ayuntamiento y procesionaba por el centro de Gandia. En la plaza Jaume I hubo talleres infantiles y en la Casa de la Marquesa se celebró el XXIII Festival de Bandas de Cornetas y Tambores.

Por la tarde, a las 19.30 horas actuó el grupo Urbàlia Rurana, en la Marquesa; mientras que el paseó albergó el mercado de la Mocadorá de Sant Donís. En el resto de la Safor las actividades fueron más lúdicas, culturales y de ocio. Por ejemplo, en la Font d'en Carròs el día se destinó a los más pequeños.

A partir de las 11 horas, La Fontina recorrió las calles de la localidad acompañada de la Colla de Dolçainers i Tabaleteres. También hubo atracciones hinchables. En Bellreguard sí que hubo un homenaje al 9 d'Octubre, mediante una ofrenda floral. El alcalde, Àlex Ruiz, acompañado de ediles de todos los partidos participó en el acto, que tuvo lugar a las 12 horas. Acompañado del grupo de danza.

En Tavernes también se celebraron actos institucionales pero no se rindió homenaje alguno a la bandera. A las 10:30 horas, el salón de plenos del Ayuntamiento albergó una conmemoración por el día de los valencianos. El alcalde, Jordi Juan, y los portavoces de los grupos políticos, además de la cronista de la ciudad, Encarna Sansaloni, realizaron un parlamento donde destacaron la importancia de este día.

Vestigios de Jaume I

Sansaloni recordó «los vestigios que quedan en la Valldigna de la época del rey Jaume I, como el castillo de Marinyén, la muralla del Ràfol, la toponímia y la mezquita de la Xara, así como la conquista de la Vall d'Alfàndec, que así se llamaba la Valldigna en tiempos de Jaume I».

Tras este acto se reprentó en la calle la obra Mulïer, de la compañía Maduixa, de Sueca. En Daimús, por su parte, este domingo hubo una partida de pelota. Ayer lunes, se celebró un pasacalle a las 11.30 horas a cargo de la Banda de Daimús. A las 12 horas tuvo lugar el acto institucional en la calle Sant Pere, junto al Ayuntamiento. Media hora más tarde, el Grup de Danses de Daimús ofreció una demostración de bailes valencianos desde el Ayuntamiento hasta la calle 9 d'Octubre,

Los actos finalizaron por la tarde, a las 17.30 horas, con juegos infantiles y merienda para los más pequeños. En Simat, el 9 de octubre se reservó fundamentalmente para actos culturales. A las 12 horas en el consistorio celebró un reconocimiento, por parte del Ayuntamiento, a María del Carmen Girau, a la que se le concedió el premio Jaume II El Just, por su trayectoria profesional al ser la única persona de la Comunitat que ha formado parte del legendario grupo Setze Jutges y por ser la primera mujer de Simat en cursar estudios universitarios superiores. Al finalizar este acto hubo una batucada y paellas.

Más

Fotos

Vídeos