Tavernes Solidaritat amb el Tercer Món cumple 20 años repartiendo ayuda por decenas de países

La oenegé ha recaudado 322.000 euros que ha destinado a proyectos de cooperación, y además ha aportado material médico y alimentos

C. GIMENO TAVERNES.

La oenegé Tavernes Solidaritat amb el Tercer Món ha cumplido 20 años ofreciendo su ayuda a los más necesitados. Durante estas dos décadas de existencia ha conseguido sumar 322.000 euros para destinarlos a proyectos de cooperación.

Desde la entidad vallera han indicado que el 60% de estos fondos provenían de donaciones y actividades de la oenegé, mientras que el 40% se corresponde con ayudas de organismos públicos tales como el consistorio de la Vall o el Fons Valencià de la Solidaritat.

Otro mérito de Solidaritat en el Tercer Món ha sido evitar gastos de gestión, ya que toda su estructura se ha mantenido siempre con el compromisos de sus voluntarios.

Brasil ha sido uno de los países a los que más ha ayudado la oenegé. La mitad de las ayudas se han ido a los proyectos sociales del país carioca, donde la vallera Isabel Grau era misionera.

La actividad inicial de la entidad se centró en apoyar los centros sociales y educativos en las favelas de Sao Pablo. El 36% de las ayudas que han surgido de la entidad tuvo como destino África. Países como Liberia, Zimbawe o Mozambique han tenido la ayuda de Tavernes. El 16% restante de los fondos han sido para diferentes proyectos en América para luchar contra catástrofes naturales o en apoyos a entidades españolas como Cáritas o la orden hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios.

Voluntariado

Gracias a las donaciones y la labor de los voluntarios, desde Tavernes la solidaridad se ha transformado en ayudas en material médico, en proyectos educativos o en materiales y alimentos de primera necesidad.

La entidad vallera estuvo muy involucrada con la labor del Sant Joseph Catholic Hospital de Monrovia, donde estuvo el epicentro de la epidemia de ébola.

Entre 1997 y 2006 los esfuerzos de la entidad se centraron en la obra social Santa Rita de Cassia de Brasil. Del 2007 al 2010 trabajaron en la formación de jóvenes y ayudas a personas de la tercera edad en el país carioca, además de colaborar con varios proyectos humanitarios en la zona.

Se adquirió un ecógrafo y un electrocardiograma para Liberia con el objetivo de reducir la mortandad infantil en Sierra Leona y también se rehabilitó un internado en Guinea Ecuatorial. En 2009 mejoraron la asistencia sanitaria de desfavorecidos en Mozambique y aportaron ayuda a un centro educativo en Zimbawe. En Liberia, las ayudas se destinaron a proyectos de educación, sanidad y formación y dieron apoyo a Ecuador, Argentina y zonas de América que sufrieron catástrofes naturales. Además, realizaron una aportación de alimentos destinada a Sierra Leona.

En los últimos años la entidad también ha prestado su ayuda a entidades más cercanas, especialmente a la orden de San Juan de Dios.

La oenegé es una muestra que la solidaridad se puede practicar sin excusas, también desde la distancia.

Fotos

Vídeos