Tavernes reurbanizará calles y adecuará caminos rurales con el superávit de 2017

Pleno del mes de abril, celebrado este martes por la noche. / lp
Pleno del mes de abril, celebrado este martes por la noche. / lp

El gobierno destina 1,7 millones a 22 obras entre las que destaca la mejora de las compuertas del río Vaca y una nueva tubería en la Séquia Mare

C. GIMENO TAVERNES.

El Ayuntamiento de Tavernes repartirá los 1,7 millones de euros de superávit del ejercicio económico de 2017 a mejorar caminos rurales y reurbanizar calles y zonas del centro de la localidad, como se indicó en el pleno que se celebró este martes por la noche en el consistorio.

La inversión será, en concreto, de 1.659.900 euros y alcanzará un total de 22 actuaciones que se desarrollarán durante estos próximos mes. En la sesión se pormenorizó cada una de las iniciativas que se impulsarán desde el gobierno local. El ejecutivo vallero, de Compromís, marcaba que el remanente líquido de tesorería del presupuesto de 2017 arrojaba un superávit de casi 1,7 millones de euros.

Las inversiones, precisaron, irán tanto a mejoras de zonas del municipio como de la costa. La propuesta contó únicamente con los votos favorables del gobierno nacionalista. El Partido Popular votó en contra, mientras que PSPV y EUPV se abstuvieron.

PP, PSPV y EU tildan las actuaciones de urgencia «electoral» y reclaman menos impuestos

Las inversiones previstas son el asfaltado de los caminos Entrada Marina, Marenys hasta el río Vaca, Travesser hasta Herrera, un tramo de Gandia y Entrada Alfredo y la calle l'U i el dos (395.000 euros). La actuación sobre los vados de las calles Divina Aurora, Sant Roc y Sant Josep (200.000 euros), la reurbanización de la calle Matadero y Joan d'Austria (180.000 euros) y la reparación de la acera de Gran Via de Germanies hasta la Bienpagà (155.000 euros).

También está prevista la reparación de alcorques en la zona de Els Sequers (120.000 euros), la reposición de la claraboya del Mercat (90.000 euros), la reparación del pavimento del Passeig Colon (80.000 euros) y la instalación de dos parques con aparatos para hacer gimnasia (76.000 euros).

Además está prevista la reposición de las butacas del auditorio de la Casa de la Cultura (68.000 euros), reposición de juegos infantiles en el Passeig Colon (65.000 euros), la reposición de juegos en el Parc del Canal (47.000 euros) y la habilitación del Passeig de les Arenes (40.000 euros.

Campo de deportes

El gobierno local también anunció la reparación de las compuertas del canal del riu Vaca (37.000 euros), la habilitación de parques caninos en la costa (35.000 euros), la reposición de la solera de entrada del Camp d'Esports (35.000 euros) y la colocación de una tirolina y canastas antivandálicas (12.400 euros).

Finalmente se dio a conocer que se actuará en la tubería de la Séquia Mare (7.500 euros). Desde el ejecutivo, Perfecto Benavent, edil de Hacienda, señaló que la intención del consistorio «era permitir que el remanente de tesorería se quedara en inversiones en la ciudad y repercutieran en la calidad de vida».

Benavent aseguró que se trataba de actuaciones reivindicadas por la sociedad. La portavoz del PP, Eva Palomares, argumentó el voto negativo de su grupo indicando que según el informe desfavorable de la intervención municipal se podría estar cometiendo «una posible prevaricación».

Palomares justificó las inversiones por una subida desmesurada del IBI a los vecinos de Tavernes y añadió: «Se trata de obras que por las elecciones ahora vienen de urgencia, mientras que a principios de legislatura se prefirió hacer las megaaceras».

Desde el PSPV, el edil Víctor Borràs calificó estas inversiones de urgencia electoral: «Hay otras posibles actuaciones pero no se ha permitido la participación de los otros grupos políticos o de la ciudadanía».

Obras pendientes

Señaló que se olvidaban proyectos pendientes como el Muro del Vergeret. Borràs sugirió tener en cuenta la posible liquidación de la piscina cubierta y recordó que se había realizado un préstamo cuando ahora se veía un remanente positivo. «Otra opción hubiera podido ser bajar el impuesto de la contribución», añadió.

Eduardo Bononad, de EUPV, calificó las partidas previstas de «improvisación», ya que todas acaban en ceros y se desconoce exactamente en qué consiste cada inversión. «Tenemos pendiente la piscina y podría haberse reservado parte de ese dinero», aposilló Bononad. Desde el ejecutivo, Jordi Juan negó que el superávit se haya generado por la subida del IBI.

Fotos

Vídeos