«Soto está muy afectado y no quiere hablar con nadie»

«Joaquín Soto está muy afectado y no quiere hablar con nadie», esto es lo que comentó ayer Francisco Santisteban, secretario territorial intercomarcal de UGT en las comarcas centrales.

El sindicalista explicó que Soto ha vivido un verdadero «calvario durante estos meses» y que no quiere hablar del conflicto con nadie: «Se ha sentido maltratado y ha visto peligrar sus bienes, ya que su salario era el único que entraba en su hogar y se quedó sin él», precisó.

Soto tiene 60 años y se temía lo peor, dijo el representante de UGT. «Sabía que el alcalde le tenía en el punto de mira y, por tanto, tenía miedo de quedarse en la calle sin trabajo en una edad en la que no es nada fácil encontrar un nuevo empleo», concluyó Santisteban.

Fotos

Vídeos