«Servir al 'beatet' es de las mejores cosas que te pueden pasar»

María Dolores, con un ramo de flores, en su presentación como camarera del 'beatet' de Gandia en Sant Roc. / lp
María Dolores, con un ramo de flores, en su presentación como camarera del 'beatet' de Gandia en Sant Roc. / lp

La Asociación Andrés Hibernón de Gandia escoge a Dolores Sancho como camarera casi tres años después de la falta de María Sanz Esteve

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

María Dolores Sancho Moragues hizo historia este miércoles, al ser la segunda mujer de Gandia que ostenta el cargo de camarera del Beato Andrés Hibernón. Dolores accede así un puesto de relevancia que llevaba tres años libre, desde que falleciera la anterior y única representante hasta el momento, María Sanz Esteve.

Sancho, de 71, años no podía ocultar ayer la emoción: «Jamás hubiera imaginado ocupar este cargo. Fue una sorpresa. Es una emoción muy grande. Servir al 'beatet' es una de las mejores cosas que te pueden pasar, es un privilegio poder ser la camarera y estar pendiente de él».

La nueva camarera ocupará el puesto durante el mandato de Jesús Montolío, es decir, casi cuatro años. Dolores Sancho aseguró que la «vida no cambia en apariencia», pero que la satisfacción que se siente de poder cuidar del Beato «no se puede comparar con nada».

«El 'beatet' ha hecho muchos milagros en Gandia, los que somos devotos lo sabemos. Mis padres ya frecuentaban la iglesia de Sant Roc y mi relación con esta figura religiosa ha sido muy intensa durante toda mi vida». En su caso, aseguró, Andrés Hibernón ha velado por ella siempre y que cada vez que le ha pedido algo, lo ha tenido, siendo siempre «responsable y humilde», como fue el Beato.

En el nombramiento de Dolores estuvo la plana mayor de la Asociación Beato Andrés Hibernón de Gandia, encabezada por su presidente, Jesús Montolío. También estuvieron los hijos de la camarera y sus nietos, «una gran familia», como ella misma relató y a los que ha querido transmitirles los valores de la bondad, humildad y sencillez que fueron el telón de fondo de la vida del Beato.

Dolores sabe que tiene por delante casi cuatro años de intensa actividad, en los que los días 18 de cada mes tendrá que estar pendiente de las novenas, y que en la procesión de de la Inmaculada de este año, done sale el Beato, será el centro de todas las miradas, el 22 de abril. Montolío, por su parte, dijo que no había mejor candidata que Dolores: «Reúne los valores del Beato. Es una gran persona, con mucha devoción y unos firmes principios religiosos». «Ejercerá el cargo de forma ejemplar, podemos confiar en ella». Montolío recordó a la primera mujer que ostentó el cargo y de la que sólo tuvo buenas palabras: «Sanz fue camarera y dio ejemplo durante una década, hasta que faltó hace tres años».

Fotos

Vídeos