«Con las secciones de los monumentos y los jurados, nos queda un debate abierto»

Telmo Gadea, presidente de la Federació de Falles. / salvador gregori
Telmo Gadea, presidente de la Federació de Falles. / salvador gregori

El máximo representante de las Fallas de la ciudad habla sobre el pasado, presente y futuro de la fiesta antes de despedir el ejercicio de 2018 Telmo Gadea Presidente de la Federació de Falles de Gandia

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

Aunque han pasado menos de tres semanas desde que ardieron los monumentos, parece que ha pasado mucho tiempo desde que finalizaron las Fallas. A punto de cerrar el ejercicio de 2018, Telmo Gadea hace balance de la actualidad a cinco días de celebrar el décimo aniversario del Museu Faller.

-¿Hay un antes y un después para la Federació tras la decisión de exigirles el IBI del Museu Faller con carácter retroactivo?

-Sin duda sí. Imagínense que significa tener una deuda con la administración de casi 50.000 euros, y referente a años pasados. Ninguna asociación podría soportarlo. El tema está casi resuelto: gracias a la complicidad del Ayuntamiento de Gandia y a la Presidencia de la Generalitat. Y lo hemos tramitado sin pedir un euro a las fallas. Algunos me decían que tenía que hacer una derrama entre las comisiones para pagar el IBI. Yo siempre dije que no era una opción. De momento hemos salido del problema sin reclamar nada a nadie.

«Ninguna asociación podría soportar una deuda con la administración de casi 50.000 euros» «Las redes sociales no pueden ser un altavoz gratuito para descalificar a los que no piensan como tú»

-El Museu Faller de Gandia es un referente cultural en la Comunitat Valenciana y la próxima semana hay un acto especial para su aniversario. ¿En qué consistirá?

-Nos quedan pocos días para iniciar el décimo aniversario del Museu Faller y comenzaremos con un acto institucional el jueves. Será un acto conmemorativo donde inauguraremos varias cosas, entre ellas, una exposición en el vestíbulo del Museu. Estamos preparando un acto más festivo, multitudinario y popular en la entrada del verano, para que todos los falleros y falleras que lo deseen puedan celebrar el aniversario. Y a lo largo de estos meses, empezaremos una programación especial con obras de teatro y conciertos. Destaca la celebración de la II Mostra de Teatre Faller de la Comunitat Valenciana, en la que participarán las diez poblaciones más importantes del mundo fallero.

-¿Qué le ha aportado a las Fallas la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco?

-Creo que le ha dado una base legal y una base social, sobre todo, para aquellos que no celebran las Fallas, o que no sienten nuestra tradición. Que las Fallas eran una actividad total, que eran un sector económico en si mismas, que eran fuente de cultura popular, de música, de artesanía, de literatura, nosotros ya lo sabíamos. La declaración de la Unesco pone esto sobre el papel a escala mundial. Los críticos con las Fallas tienen cada vez menos argumentos para atacarlas.

-¿Qué balance hace de las Fallas de 2018?

-El balance es positivo. Este año hemos tenido una sección especial como hacía años que no teníamos. Más allá de quien ganó y quien no, tenemos que estar orgullosos que las comisiones vuelvan a apostar por el presupuesto. Como en los últimos tiempos, nos queda un debate abierto, y pendiente de resolución, que son las secciones de los monumentos y los jurados. Espero que en el ejercicio que empezamos podamos tener una alternativa viable al sistema actual.

-¿La decisión de anular la procesión de Sant Josep ha sido el trago más amargo de las fiestas?

-Sin duda. ¿A quién le apetece anular el último acto de las Fallas? No se hizo por capricho. Consultamos las fuentes oficiales más fiables, no pronósticos de páginas web, sino organismos oficiales. Y todos nos indicaban que la lluvia era inminente. Fue una pena, sin duda. Mis tres hijas estaban ya vestidas de falleras para acudir a la concentración y cuando les dije que no salíamos, se pusieron a llorar. Y es comprensible.

-Lo que es cierto, es que la lluvia cayó a la hora de la procesión. ¿Qué le diría a aquellas personas que criticaron la decisión de la Federació?

-Las fallas se quemaron la noche de San José. Es agua pasada y no hay más que hablar. Pero he de reconocer que nos estamos pasando de la raya con los insultos por las redes sociales. No pueden convertirse en un altavoz gratuito para descalificar a los que no piensan como tú. Perfiles falsos, insultos personales... creo que no es admisible. Todo esto, reconociendo que estamos sometidos a la crítica, que la hemos de aceptar, pero siempre con educación. Reconozco que fue una decisión polémica.

-La apuesta por la Nit del Foc en Gandia, ¿Tendrá continuidad en los próximos años?

-Estoy seguro. Hace tres años empezamos a reforzar el tema de la pirotecnia, creando la 'despertà popular'. Hemos realizado la cuarta edición con casi 300 personas participando. Y la Nit del Foc era otra de las actividades que teníamos pendientes. Primero, porque las Fallas no se pueden desligar de la pólvora, como buenos mediterráneos que somos. Por otro lado, se trata de un espectáculo gratuito, popular y público, al que pueden asistir no sólo los falleros, también visitantes, turistas y gente de Gandia que no es fallera. Acercamos la fiesta a todo el mundo. ¿Y si espero que continúe? ¡Claro!. En palabras de la propia alcaldesa: «La Nit del Foc ha venido para quedarse».

-¿Qué valoración hace del nuevo premio sobre escenas LGTBI y la recuperación de la escena ecológica? ¿Se han implicado las comisiones con su participación?

-La verdad es que no puede ser más positiva la primera edición. El 'premi a les escenes ecològiques' es una reedición en la que han participado 15 comisiones. A las escenas a la diversidad LGTBI han optado 20. Ahora toca consolidar los dos premios.

-¿Cómo se vive la relación entre los falleros y los que no lo son durante los días grandes de Fallas?

-Sabemos que la relación con el vecindario es complicada. Las Fallas son una fiesta de calle, invasivas del espacio público, y eso genera molestias de movilidad, de ruido y ocupación. Generar una buena convivencia requiere un esfuerzo por las dos partes. Las fallas ha de extremar la emisión de ruido en los horarios habilitados e intentar minimizar el impacto de residuos. Por su parte, los vecinos han de comprender que son unas fiestas muy importantes para la ciudad en todos los sentidos, también en el económico. Apelamos a su comprensión y también les pedimos disculpas de todas aquellas molestias que se les haya podido ocasionar.

-De sus años al frente de la FdF, ¿cuál considera que ha sido su decisión o logro más importante?

-Creo que a nivel del Museu Faller hemos hecho cosas interesantes: unas reformas que, en mi humilde opinión, hacen un buen papel. Hemos dotado al salón de actos con toda la instalación para hacer presentaciones o la reducción de la cuota federativa al 50%. Pero creo que tenemos que trabajar aún más. El Ayuntamiento ha aprobado por unanimidad del pleno una nueva actitud y una nueva posición respecto al préstamo suscrito por las fallas para construir el Museu Faller. Llevábamos tres años intensos detrás de ese tema, pero finalmente han entendido nuestra propuesta. Se lo tenemos que agradecer a todos los grupos políticos, porque se trata de un acuerdo de ciudad. Ahora nos queda cerrar el círculo, no creo que sea fácil a corto plazo. Pero si hemos llegado hasta aquí, creo que es posible zanjar definitivamente el tema del Museu como lastre para las comisiones. En ello estamos. Vamos a seguir trabajando.

Fotos

Vídeos