El resurgir de todas las mujeres de la mar

Una de las componentes de la asociación realiza sus labores diarias subida a una de las embarcaciones atracadas en el puerto del Grau. / LP
Una de las componentes de la asociación realiza sus labores diarias subida a una de las embarcaciones atracadas en el puerto del Grau. / LP

Las graueras crean la asociación Adomar Grau de Gandia para dignificar su trabajo y luchar por sus derechosLas principales preocupaciones de la directiva son el relevo generacional y la formación gratuita y de calidad

LEYLA GALLEGO GANDIA.

El papel que realizan las mujeres en la mar ha sido durante años invisible a los ojos del resto del mundo. Muchas de ellas hacen jornadas laborales de más de 12 horas diarias, pero su trabajo no está reconocido por ningún organismo oficial a no ser que «salgan embarcadas». Este hecho implica que a pesar de dedicar toda su vida a este trabajo nunca percibirán una pensión de jubilación.

El tiempo dedicado a su profesión y la falta de una legislación vigente que regule sus condiciones de trabajo comporta una imposibilidad de la conciliación laboral con el ámbito familiar. No tienen con quién dejar a sus hijos tantas horas y es que en la mayoría de los casos las abuelas también se dedican al sector, pues se trata de una profesión de las que se conocen como 'heredadas'.

Referente mediterráneo

Tras años de lucha y gracias al testimonio de otras mujeres, las pescadoras, rederas y poseras del Grau de Gandia se han unido y han creado una nueva asociación que aglutina a las féminas dedicadas a los sectores vinculados a la actividad pesquera con el fin de dar mayor visibilidad a este colectivo. El nombre escogido es Adomar Grau de Gandia (Associació de Dones de la Mar del Grau de Gandia).

Gandia es uno de los puertos pesqueros del mediterráneo con mayor número de 'mujeres de la mar', por lo que siempre se ha considerado como un referente. A pesar de ello, el porcentaje respecto a los hombres es mucho menor.

Se estima que alrededor de 20 mujeres trabajan en el puerto, que representan aproximadamente el 15% del total de empleados. De este conjunto, solo cuatro salen embarcadas y el total restante se queda en tierra realizando otros trabajos que no están reconocidos. Son el caso de la elaboración de redes, la suministración de alimentos para los marineros o la gestión administrativa de la embarcación. Estos números ratifican las declaraciones de las pescadoras que aseguran que las mujeres «siempre han estado a la sombra».

Hace tan solo unas semanas y tras la celebración del V Congreso de la Red Española de Mujeres del Sector Pesquero, celebrado por primera vez en el mediterráneo, el Campus de Gandia de la UPV y el Grupo de Acción Local de Pesca (GALP) Gandia-El Palmar organizaron la I Jornada 'Las mujeres del sector pesquero en el Mediterráneo'.

Fuente de inspiración

A esta cita no faltaron las pescadoras del Grau y cuatro invitadas muy especiales, dos vascas y dos gallegas, que se trasladaron hasta la capital de la Safor para compartir con sus compañeras del sector su experiencia y el éxito logrado tras años de lucha y perseverancia. Gracias a este testimonio las graueras decidieron poner en marcha un proyecto que llevaban tiempo pensando, pero que nunca se atrevían a materializar.

A pesar de que la iniciativa arrancó hace a penas unos días, se encuentra en una fase avanzada del proceso. La semana pasada, le trasladaron a la alcaldesa de la ciudad, Diana Morant, sus planes inmediatos y el lunes presentaron en el registro todos los documentos para hacer efectivo el procedimiento. Los estatutos y principios básicos fueron redactados por consenso y aprobados el pasado viernes en asamblea. Entre sus prioridades destacan la preocupación por el relevo generacional, que el Instituto Social de la Marina (ISM) reconozca su trabajo y que tanto las que ya se dedican a ello como las que quieran iniciarse en este sector, reciban una formación gratuita y de calidad.

Ese mismo día asignaron los cargos que desempeñaran cada una, y por tanto, formaron la primera junta directiva de Adomar Grau de Gandia. La presidenta será Raquel Llopis, mientras que María del Carmen Argudo ejercerá como vicepresidenta. Por su parte, María Teresa García y Rogelia Encarna Pérez actuarán como secretaria y segunda de esta, respectivamente. Por último, María Vicenta Femenia se encargará de la parte monetaria de la asociación como tesorera.

De momento son 10, y son un grupo de lo más variopinto. Hay algunas como Mavi, Carmen, María o Roen que ya son expertas en la materia pues son pescadoras, patronas, rederas o poseras. Pero la asociación está abierta a todas y por eso también forman parte otras como Judith, que se ha unido para aprender, o como Juani, que no se dedica a ello, pero sí lo hacen sus familiares y quiere luchar por sus derechos.

Fotos

Vídeos