LA RESPONSABILIDAD ES ESO, EL RESTO SON PATALETAS

JOSE JUAN LÓPEZ EMPRESARIO

Desde que el actual gobierno de progreso recibiera las cuentas del consistorio, cifras que fueron ocultadas a la ciudadanía, a la oposición y hasta los órganos superiores como el Tribunal de Cuentas durante cuatro años, no se ha hecho otra cosa que buscar la fórmula para sanearlas.

Gandia está sometida a un Plan de Ajuste impuesto por el Ministerio de Hacienda, y no son pocas las ciudades que han tenido que 'tirar de él' para no ser intervenidas de facto por la administración tras años de malas gestiones.

Si la corporación popular, con Arturo Torró al frente, hubiera hecho los deberes durante su desastrosa legislatura, no se hubieran recibido unas cuentas tan desastrosas, pero estaban a otra cosa, gastar y gastar lo que no se tenía, a un ritmo de generación de deuda de 100.000 euros al día.

«La fiesta se ha acabado en Gandia», eso le dijeron a Diana Morant y a Lorena Milvaques cuando se presentaron al ministerio de Montoro para ver la forma de solventar el increíble destrozo que habían dejado los populares gandienses.

Con tres presupuestos declarados ilegales y utilizando la empresa pública como agencia de colocación de los suyos, dejaron un agujero económico en el ayuntamiento impensable en época de crisis. Mientras todos 'nos apretábamos el cinturón' ellos gastaban a manos llenas en dudosas operaciones, algunas de las cuales han acabado en el juzgado.

Y todo, a pesar de dos contadores a cero con los que les obsequió el ministerio, mientras se subían los impuestos un 21%. Ninguna de estas medidas sirvió para frenar la vorágine de gasto de los populares, los mismo que durante esta legislatura no han querido reconocer en sucesivos plenos, el pago de todas aquellas facturas extrapresupuestarias que dejaron en los cajones de centenares de empresas y pequeños proveedores que realizaron su trabajo.

A pesar de esta situación límite, la deuda ha disminuido, se paga a los proveedores en tiempo y forma y antes de finalizar la legislatura, ningún proveedor del consistorio tendrá que esperar para cobrar por el trabajo que ha realizado más de 30 días.

No se entienden las críticas en materia económica por parte de miembros de la actual oposición que generaron en 4 años 140 millones de euros de deuda. Ahora sí, Gandia está en el buen camino, las cosas buenas comienzan a pasar al mismo ritmo que se genera economía y empleo.

La responsabilidad es eso, el resto son pataletas.

Fotos

Vídeos